La ofensiva «Huari Bumedian»

Frente Polisario

Sáhara Occidental
Enrique Gómez (11/2/2020)
Durante la guerra entre el Frente Polisario contra las fuerzas armadas de Marruecos (FAR) y el ejército mauritano, hubo acciones con las que el Polisario consiguió grandes logros militares destacando por su relevancia histórica la ofensiva “Huari Bumedian”.

Este conjunto de batallas conocida en castellano como “Ofensiva Huari Bumedian”, debe su nombre a Houari Boumèdiène, presidente argelino desde junio de 1965 a diciembre de 1978.

Contexto histórico
El Polisario se planteó a primeros de 1979 hacer un ataque generalizado contra el ejército marroquí no sólo en el interior del Sahara sino también en el interior de Marruecos. En ese año el Polisario llevaba casi tres años enfrentándose al ejército marroquí por el norte y al mauritano por el sur.

Su objetivo era infringir daño tanto económico como militar, además de lanzar un mensaje a la opinión pública internacional y marroquí, para menoscabar sus intenciones de presencia en el territorio saharaui.

El Frente Polisario movilizó a más de 5.000 hombres para esta ofensiva que se organizó el primero de enero de 1979 y que duraría casi un año. 1

Quizás por este momento histórico y por las sucesivas derrotas marroquíes en el campo de batalla, Marruecos se planteó la creación de los muros defensivos  2

La ofensiva
La ofensiva que dio comienzo a principios de 1979, se denominó Huari Bumedian como homenaje al presidente argelino fallecido a finales de 1978 y “supuso una demostración de la continuidad y la profundidad de los lazos de unión entre el Frente Polisario y Argelia”.

Los primeros ataques se produjeron en la cinta transformadora de Bucraá donde se destruyeron dos estaciones transformadoras, inutilizando la extracción del mineral por el ocupante marroquí.

Tan-Tan
Por primera vez en el curso de la guerra, importantes ciudades y bases marroquíes fueron asaltadas. Así por ejemplo, en enero de 1979, un considerable número de guerrilleros consiguió abrirse paso hasta el centro de Tan-Tan, capital de la provincia marroquí de Tarfaya en el sur de Marruecos.

Este golpe fue muy importante pues Tan-Tan que contaba con una gran guarnición militar y una base aérea, era un punto de paso obligado entre Agadir, la gran ciudad del sur marroquí y El Aaiún, la capital del Sahara Occidental.

A pesar del despliegue militar marroquí, el ejército del Frente Polisario la ocupó destruyendo instalaciones militares, los depósitos de gasolina, y la central eléctrica. Además, liberaron a 118 de sus prisioneros cautivos en las cárceles marroquíes y se llevaron consigo en su retirada a varios soldados enemigos como presos.

La noticia de la operación corrió como la pólvora por Marruecos, que esta vez, no pudo ocultar los logros del Polisario contra su ejército, a priori más preparado que el saharaui.

La presión de la opinión pública llevó a los principales partidos marroquíes a solicitar una sesión urgente del parlamento, donde el monarca tuvo que reconocer que el “sur del territorio” estaba en una situación muy difícil.

El éxito de esta operación militar animó al Frente Polisario a intentar recuperar algunos enclaves en territorio saharaui; en el periodo comprendido entre marzo y abril hubo fuertes combates en Smara y en Edchería aunque el Polisario no consiguió recuperarlas totalmente. Las que si recuperó fueron Tifariti y Amgala.

Una de las intenciones del Polisario era cortar las comunicaciones entre el sur de Marruecos y el Sahara Occidental para evitar que los marroquíes se reforzaran y se organizaran logísticamente.

El ataque a la logística marroquí surtió efecto y obligó a Marruecos a enviar sus refuerzos y sus abastecimientos al Sahara por vía marítima.

En el mes de abril el ejército Polisario atacó al sur de Tan–Tan a una columna marroquí produciéndose una violenta batalla que duró cuatro días; el primero de junio se destruye otro convoy en cabo Juby, en la ruta de Tan -Tan a Tarfaya.

Otro ataque importante fue el efectuado en junio de 1979 a la ciudad marroquí de Assa situada sólo a 200 km de Agadir.

Marruecos y su población empezaron a comprobar que la guerra contra el Polisario no era como se les había prometido, estaban sufriendo duras derrotas no sólo en territorio saharaui sino en su propio territorio.

Soldados del Frente Polisario.

La guerra continúa y se firma la paz con Mauritania
Mientras el ejército del Frente Polisario sigue combatiendo con dureza contra el ejército marroquí, el 5 de agosto de 1979 se firma en Argel el acuerdo de paz entre la RASD y Mauritania.

Mauritania renunciaba a favor de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) a todas sus pretensiones territoriales sobre el territorio de Río de Oro, y accedía a canjear prisioneros y el material de guerra tomado en los enfrentamientos. Se comprometió a no volver a involucrar a potencias extranjeras en los asuntos saharauis.

Este hecho pone de relieve la fortaleza saharaui de combatir a un ejército y a la vez forzar la paz con el ocupante mauritano.

Con el acuerdo de paz con Mauritania se produce la devolución de la zona de Tiris el Garbia, lo que significa para el Polisario la posibilidad de concentrarse en luchar contra un único enemigo con grandes apoyos militares, Marruecos.

Durante los meses sucesivos el Polisario sigue atacando posiciones marroquíes; y así en agosto ataca las zonas de Tarfaya.

24 de agosto pasará sin duda a la historia del Frente Polisario
El ataque más importante se produce el 24 de agosto de nuevo en Leboirat donde una columna del ejército saharaui “cogía desprevenida a la 3ª División Blindada, la unidad más poderosa de la FAR, siendo esta prácticamente destruida”. 3

El desastre marroquí fue tan grande, que el monarca Hassan II tuvo que lanzar un mensaje tranquilizador y de elogio a las FAR destacadas en el Sahara diciéndoles: “que perseveraran en su paciencia. Dentro de algunos meses —les dijo— seréis más fuertes, con la salida de nuevas promociones y la llegada de armamentos adecuados para la defensa de nuestra unidad territorial desde Tánger a La Güera”.

En el mes de octubre el Polisario entra en Smara, la ciudad santa saharaui (sitiada con más de 6.000 soldados marroquíes), con una columna compuesta por más de 5.000 hombres y consiguen liberar a 700 prisioneros saharauis.

La intervención de la aviación marroquí obligó a los saharauis a abandonar la ciudad. El objetivo del ataque era el aeródromo de Smara, consiguieron destruirlo, y también tres helicópteros.

El ejercito del Polisario continuo infringiendo daño a Marruecos y de regreso a sus bases atacaron Mahbes y consiguiendo recuperarlo.

En Mahbes murieron más de 700 soldados marroquíes, hubo un gran número de heridos, y fueron apresados 53 militares de los que 2 eran tenientes. Unos 30 vehículos militares fueron destruidos e incautados varias decenas de vehículos, cañones y otras armas, así como gran cantidad de municiones. 4

Marruecos casi vencido pide ayuda
El Frente Polisario que había demostrado la gran vulnerabilidad de las posiciones marroquíes, en 1980 ataca Akka, ciudad situada a tan solo 180 kilómetros de Agadir. En septiembre se repite el ataque y la ciudad es ocupada.

Enrique Gómez, editor y director de ´Una mirada al Sáhara Occidental´

Citan los autores del estudio “El conflicto del Sahara Occidental”. Ignacio Fuente Cobo y Fernando M. Mariño que: “Todos estos combates, tan numerosos, frecuentes, en tantos frentes y casi siempre con triunfo saharaui ponen de relieve, el éxito de la ofensiva saharaui Huari Bumendian”, al tiempo que nos muestran unas fuerzas armadas marroquíes aisladas en guarniciones pequeñas, sin apoyos mutuos, con escasa inteligencia sobre las intenciones del enemigo y, por tanto, carentes de iniciativa y con una moral de combate muy baja.

Marruecos con la moral baja debido a las fuertes derrotas militares, se podría decir que estuvo a punto de ser vencida, culpa a Argelia. Intenta convencer a su población que son los argelinos los que están detrás del Polisario apoyándolos militarmente junto a los libios, cosa que por otra parte era cierta ya que los saharauis al igual que Marruecos tenían aliados. Los aliados marroquíes eran Francia y los Estados Unidos, aunque esto, era omitido por Marruecos a su población, con la intención de justificar semejantes derrotas militares tanto en su territorio como en territorio saharaui.

Después de todas esas derrotas, Marruecos pide ayuda y empieza a construir una estrategia defensiva y elabora un plan para construir los muros defensivos.

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización de https://saharaoccidental.es/.

 





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal | CONTACTO