La dictadura que gobierna Guinea Ecuatorial se prepara para posibles estallidos sociales

Obiang Nguema pasa revista sus tropas. Foto página oficial de Guinea Ecuatorial.)

Guinea Ecuatorial
Abaha (19/12/2020)
Hasta ahora la población guineana ha sido una especie de balsa de aceite para el gobierno surgido del llamado Golpe de Libertad (eufemismo de un cruento golpe de estado a la usanza habitual). El miedo, sobre todo, ha sido la semilla de esa mal llamada “paz social”. Pero la botella de la sangre derramada es mucha y la población guineana se encuentra inmersa en un hartazgo que ya no tiene posibilidades de retroceso.

Las tremendas desigualdades sociales y la lucha –ya imposible de ocultar- entre los distintos clanes familiares en el poder es la argamasa de ese malestar colectivo, aunque no organizado, lo cual permite a la dictadura de Obiang Nguema mostrar a Occidente un país aparentemente tranquilo con el que se pueden hacer suculentos negocios.

La desesperación de la población por la falta de trabajo, la carestía de los productos básicos y la ausencia de una sanidad cercana al pueblo, se une a una burocracia estatal, corrupta e impune que campa a sus anchas sin que la Justicia –inmersa de hoz y coz en el sistema de corrupción total- haga el más mínimo gesto en favor de los indefensos, desposeídos y menesterosos.

Por si esto fuera poco, el régimen se encarga de lucir en sus actos públicos, por televisión y en las redes sociales, los lujos esperpénticos de los encumbrados en el poder, especialmente del vicepresidente Teodoro Nguema Obiang, Teodorín, mostrándonos  sus numeroso vehículos y motocicletas de alta gama, cuando no su estancia en sus dos yates o en alguno de sus palacios. Por supuesto, Teodorín no es el único avaro y codicioso, pero a él le gusta pavonearse de sus riquezas, los otros suelen ser algo más cautos en esa exhibición.

La lujosa boda civil entre Hassan Obiang Mangue (otro hijo de Obiang Nguema) y la mozambiqueña Eliana Rodríguez Muragy, hija de una de las familias más ricas y corruptas de Mozambique, ha sido mostrada en todo su esplendor de lujo y derroche frente a las graves carencias de la población.

Nos ha llamado la atención no encontrar entre los invitados a los hijos de Armengol Ondo Nguema, pero no es de extrañar si tenemos en cuenta lo mal que se llevan los hijos de uno con los hijos del otro, nos referimos a los vástagos de los dos hermanos (Teodoro y Armengol). Los enfrentamientos entre Armengol y Teodorín son ya es de traca.

No hemos visto a embajadores occidentales en esa boda. Que sepamos, el embajador español no estuvo, ni tampoco los ex ministros y expresidente de España, José Bono, Miguel Ángel Moratinos  y José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Qué raro?

Respecto a la boda, Pedro Efa, hermano de Feliciano, uno de los secuestrados en Sudán del Sur por el dictador, ha escrito en su facebook lo siguiente: “…es un despilfarrado de los bienes públicos; es una vergüenza imaginar que aquel país tiene oposición; sin ver la protesta sobre el particular”. Sin duda se queja de que en las calles no hubo la más mínima protesta ciudadana. En ese texto, Efa comenta que “ya es hora de sentarse todos los partidos políticos y hablar del fin de esta dictadura que cada vez más, se hace más fuerte y se blinda; ya que se van introduciendo los hijos de los sopla todo del régimen y con estudios. Así que, dejará de ser una dictadura absurda y convertirse a una dictadura inteligente”.

Consultado por este digital el Doctor en Medicina y Neurocirujano y miembro del MLGE III R,  Oumar Salaou Adebayo, nos dice que “los fastos de esa boda lo único que han conseguido es cabrear todavía más de lo que está a los guineanos. Ellos pasan calamidades mientras que ven a los familiares y amigos del dictador Teodoro Obiang Nguema, que ellos viven con lujo, producto de sus desmanes”. Los guineanos –comenta  Salaoudeben de abstenerse de comentar y comentar sobre la boda. Criticarlo, sí, pero una vez hecha la crítica,  hay que pasar página y dedicarse a lo  que verdaderamente debe preocuparnos a todos. Y es ver cómo articulamos un frente de protesta fuerte para acabar con la dictadura”.

Todo es lujo en torno a Teodorín.

Se dice que las finanzas gubernamentales están quebradas, que las arcas del Estado están vacías, bajo mínimos y, en consecuencia, que el mes de enero va a ser problemático, pues aún no se sabe si los funcionarios y demás empleados públicos podrán cobrar su sueldo. Quizás sea esa la razón, por la que numerosos efectivos militares que se encontraban en las fronteras –sobre todo en la de Camerún- están siendo trasladados a Bata y Malabo. La finalidad es que si se producen protestas sociales, puedan ser sofocadas de forma rápida y sin que se produzca un conflicto social de graves consecuencias.

Dejamos para mañana los asuntos referidos a al nuevo Partido de la Libertad Nacional de GE, que nace poco después de la ¿dimisión? de Severo Moto como presidente del Partido del Progreso. Asunto curioso, muy curioso. Asimismo, trataremos de la nueva clínica (de fertilidad) propiedad –se dice- de Teodoro Obiang Nguema y su mujer, en la que participan un ginecólogo español y una tal Guillermina.

Pero sobre todo nos dedicaremos a luchar para que Obiang libere a todos los presos políticos. Y a pedir al Gobierno de España que se mueva, que haga todo lo posible para que los secuestrados del MLGEIIIR pasen estas Navidades en España.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal