La imagen de Juan Carlos I sufre sus últimos golpes, por el momento

Juan Carlos, Prado y Corinna bloquearon la compra legal de petróleo para encarecerla y cobrar comisiones. Foto archivo.

 

España
Espacios Europeos (28/7/2021)
En las últimas 48 horas, el rey emérito Juan Carlos I, el que fuera jefe del Estado español entre los años 1975 y 2014, ha visto cómo la prensa española publicaba la existencia de una cuenta suiza (otra más) vinculada con él y una denuncia de su examante.

Además, varios partidos de izquierdas pidieron por segunda vez que el Congreso investigue su posible relación con la venta de armas a países no democráticos.

Esta sucesión de informaciones habría sido imposible de asimilar para cualquier otro jefe de Estado o para el mismísimo Juan Carlos, en su época al frente de la Jefatura del Estado español.

Sin embargo, la estrella del que se considera uno de los máximos artífices de la transición española a la democracia, considerada modélica en ámbitos políticos internacionales, comenzó a apagarse en 2012.

Comienzan los problemas
En la primavera de aquel año, con el país sufriendo aún los estragos de una profunda crisis económica, trascendió a la opinión pública española que Juan Carlos I tenía que operarse la cadera tras sufrir una caída en el transcurso de un safari de caza en Botsuana.

La noticia y la publicación por la empresa organizadora del safari de una foto del monarca junto a un elefante abatido supuso tal impacto en la sociedad española que Juan Carlos se vio obligado a pedir perdón en un inusual mensaje grabado en los pasillos del hospital, tras superar la operación.

Pero esta petición de perdón no fue suficiente para taponar la hemorragia de la imagen de Juan Carlos. Poco a poco se fueron conociendo detalles de aquel viaje y se supo que le acompañaba una hasta entonces desconocida mujer alemana, que ya había aparecido cerca de él en público: Corinna zu Sayn-Wittgenstein, conocida como Corinna Larsen.

Hasta entonces, los medios españoles se habían autocensurado sobre la vida privada del monarca, pese a que era vox populi que no hacía vida de pareja con la madre de sus hijos, la reina Sofía.

El caso Corinna rompió todos los tabúes y durante dos años, hasta su abdicación en junio de 2014, las informaciones sobre su vida privada constituyeron uno de los aspectos más incómodos de gestionar en torno a su figura, aún de jefe de Estado.

Los frentes judiciales
Pero ni acabaron los males de Juan Carlos con su abdicación, ni sus infidelidades fueron el escándalo que más indignó a los españoles.

En 2018 los diarios digitales españoles Ok Diario y El Español publicaron unas conversaciones de Corinna Larsen con el excomisario de policía José Manuel Villarejo, conocido por tener grabaciones de numerosas personalidades del establishment español.

En esos audios, Corinna le confesaba al expolicía el cobro de una comisión por don Juan Carlos por negociar para la monarquía saudí una rebaja en la oferta de las empresas españolas para hacer la obra del tren de alta velocidad española.

Fuente: Sputniknews.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal