Don Jacinto Benavente en Galapagar

Estatua de Don Jacinto Benavente en Galapagar (Madrid).

Estatua de Don Jacinto Benavente en Galapagar (Madrid).

Sin Acritud…
Venancio Díaz Castán (15/9/2016)
Siempre es buena la ocasión de glosar la figura de un escritor que dejó huella profunda entre los españoles del siglo XX, y que estuvo entre los pioneros en considerar Galapagar como un buen lugar de segunda residencia, como otros escritores madrileños, políticos y algún artista de fama internacional. La finca El Torreón acogió en los últimos años de su vida a este madrileño en el cénit de su fama, y en ella se recogía para trabajar febrilmente en las comedias que no dejó de escribir hasta su muerte en 1954. Y me atrevo con el reto, no por mis conocimientos de teatro, que son parcos aunque suficientes, sino por esa costumbre inveterada que tenemos algunos médicos de indagar en las trayectorias vitales de los protagonistas de la Historia, viéndolas desde una perspectiva más humana y cercana que desde la biografía basada en sus obras.

Tuve como paciente a un galapagueño de grato recuerdo que se llamaba Martín Baltasar. Su esposa Antonia y él lo atendían en los últimos años y a Martín debo algún detalle anecdótico como la costumbre que tenía el escritor de dar caramelos a un pequeño burro que en el jardín se comía las flores, sin que por ello quisiera reprimir su conducta. A mi amigo, el fallecido escritor Felipe García Ibáñez, le refirieron cómo don Jacinto solía escribir en el jardín cuando hacía buen tiempo. Pasaba por allí el que lo contaba y al verlo sentado, a modo de saludo le espetó:



Una Tertulia en busca de un  Ágora o Tablao

TertuliaMi Columna
Eugenio Pordomingo (29/6/2015)
Con los últimos atentados terroristas, todo lo demás ha pasado a segundo plano. Ya casi nadie retiene en su pabellón auditivo o en su retina, que a Grecia, al pueblo griego, la van a expulsar de la Unión Europea y del euro. Pero lo hacen, sobre todo, porque no quieren que el pueblo griego manifieste su opinión en un referéndum. Por nuestras pantallas de televisión y emisoras de radio pasan fugaces los numerosos casos de corrupción habidos en las comunidades socialistas y populares. Y lo del espionaje de la NSA (Agencia  de Seguridad Nacional de Estados Unidos) a los últimos presidentes de la República francesa, otro tanto. Los centenares de muertos a causa de drones y ataques aliados no cuentan, pues como ya es algo habitual, pues… ¡Ah, pero como a nosotros nos toquen a uno de los nuestros se enteran! Todo es muy confuso, sumamente confuso.  



El esperpento de este régimen

pp-psoeEspaña
Javier Martínez (9/5/2014)
¡Mamma mía, qué nerviosa está la casta política española ante las próximas elecciones europeas!

La abstención contra el sistema y el surgimiento de plataformas políticas ligadas a los movimientos sociales, ajenos a los partidos políticos tradicionales y muy ligados al 15-M, han provocado que el bipartidismo y sus corifeos formen una piña en defensa del status quo de los privilegios, de la corrupción y de la mamandurria del llamado régimen del consenso.

Ayer jueves, en el Ateneo de Madrid asistí como invitado a la presentación del segundo libro de Pedro J. Ramírez, ‘La desventura de la libertad’, que interpreta el llamado trienio liberal en la época de Fernando VII.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal