Acuciado por la crisis, el Vicepresidente de Guinea Ecuatorial invita a la oposición a dejar las críticas y unirse en la lucha contra el COVOD-19

Teodoro Nguema Obiang, Vicepresidente de Guinea Ecuatorial.

Guinea Ecuatorial
Abaha (10/5/2020)
La situación sanitaria, social y política se complica en Guinea Ecuatorial. El presidente de la República de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, está desaparecido. No se sabe dónde está ni en qué condiciones físicas y mentales se encuentra. De hecho, es su hijo,  Teodoro Nguema Obiang, quien, como Vicepresidente, se está haciendo cargo del complejo entramado sociopolítico que reina en el país.

Los soterrados enfrentamientos familiares están en pleno apogeo. Por un lado se encuentra ´Teodorín´, Teodoro Nguema Obiang y su madre, Constancia Mangue, mientras que enfrente se encuentra Armengol Ondo Nguema, hermano del dictador Obiang Nguema, acompañado por algún “barón” de Mongomo que fuera ministro y que no atrae las iras de la población. En medio está el Ejército que carece de un líder con estrellas.

Por si fuera poco, a la crisis económica, con la bajada del precio del petróleo, se une la pandemia del COVID-19 que, lamentablemente, comienza a causar estragos entre la población guineana. El gobierno sin rumbo, sin especialistas capacitados, con una incapacidad política y de gestión nefasta, acompañada por una sistémica corrupción que se extiende por el país, no acierta a buscar una salida y mucho menos tratar de gestionar lo que se avecina.

Y el Jefe, el Amo, el Conductor, el Honorable, sin aparecer.

Agobiado por el presente y temeroso por el futuro, el Vicepresidente Teodoro Nguema Obiang Mangue ha invitado a la oposición guineana a “cogerse de la mano en lucha contra el Covid-19”. Así lo manifestó el Vicepresidente en la reunión que celebró el jueves pasado con el Comité Técnico y con el Comité Político de Lucha y Respuesta contra la pandemia.

La invitación a “cogerse de la mano” viene determinada por el pavor que tienen los dirigentes guineanos (familia Obiang y acólitos) a lo que está por llegar. Sin el dictador la crisis aumenta; su delfín no puede ni sabe controlar el caos.

Los móviles de los opositores hierven en España, principalmente los de Madrid. Ahora todos hablan de la unión, pero no es cierto que la deseen. Y lo han demostrado con el secuestro el 15 de noviembre de 2019 en Sudán del Sur de cuatro miembros del MLGE III R (Movimiento de Liberación de Guinea Ecuatorial III República), Martin Obiang OndoBienvenido Ndong OndoJulio Obama Mofuman y Feliciano EFA Mangue. El secuestro y posterior condena a cada uno de ellos,  de casi cien años de cárcel, tuvo como respuesta en destacados opositores un silencio vergonzoso. “Uno menos”, dijeron algunos en su carrera por el poder.

¿A qué oposición quiere invitar el Vicepresidente a darse la mano? A la que ellos han creado en Guinea Ecuatorial a base de dinero para tratar de mostrar al mundo que la “democracia existe en Guinea”, o a la que el PSOE apoya desde hace lustros. O, tal vez, a la que ampara determinados poderes fácticos, aunque ahora más escuálidos. Ni unos ni otros triunfarán sino cuentan con el pueblo guineano.

Lo primero que tendría que hacer el Vicepresidente del Gobierno guineano es decretar la liberación de todos los presos políticos que se encuentran en prisión. Y no mediante un indulto, pues ellos no han cometido delito alguno. Y que se pongan los medios necesarios para que, los que fueron secuestrados, puedan regresar al país donde tenían su residencia.

Como acto de contrición, no estaría de más que el Gobierno de Guinea Ecuatorial pidiera perdón a todos los presos políticos. Eso sería un buen comienzo para acordar una auténtica Mesa de Diálogo para la Reconstrucción Nacional.

Importante: debe ser la ONU quien vele y tutele ese cambio a través de una Transición Política (Gobierno de Transición); y qué mejor que Estados Unidos, España, Francia, Rusia, China, Alemania e Italia lo tutelen bajo la bandera de Naciones Unidas. Tras un período de tres o seis meses, se convocarían elecciones Presidenciales y a la Cámara de Representantes del Pueblo. Y, ya se sabe, el que más corra, capador.  Que el pueblo decida quien les va a gobernar, y que no lo hagan los que se han dedicado a sostener a la dictadura y a esquilmar el país.

Seguiremos ahondando en este tema. Entre tanto rogamos a la población guineana que tome las necesarias medidas para evitar el contagio con el COVID-19.

Salud a todos.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal