La cacería ha comenzado, pero ahora en serio

Teodoro Obiang Nguema. Foto de Africa Intelligence.

Guinea Ecuatorial
Abaha (5/2/2021)
Hasta ahora los enfrentamientos entre los familiares de la pareja presidencial, Teodoro Obiang Nguema y Constancia Mangue de Obiang, eran habituales, pero no muy graves. Después vinieron algunas pequeñas trifulcas que acabaron, en ocasiones, con enfrentamientos físicos. Pero ahora la operación consiste en “tocarles el bolsillo”, acusarles de corruptos, cesarlos de los cargos que ocupan y, en algún caso, la cárcel. La mecha está encendida.

Obiang con años de experiencia a la espalda, trata de amainar la situación, pero el tigre se encuentra viejo y cansado, y la mesnada ha comenzado a despedazarse entre ellos.

Negras nubes se ciernen sobre el clan familiar de los Obiang, en el que son diana importante, Constancia Mangue de Obiang y Cristina Lima, respectivamente madres de Teodoro Nguema Obiang (Teodorín) y de Gabriel Mbaga Obiang Lima. De momento, las flechas las lanza la llamada Primera Dama, Constancia. Destituciones de altos cargos e incluso cárcel está siendo la primera avanzadilla, pero muchos esperan que de un momento a otro se suceda el cese del poderoso ministro de Hidrocarburos Gabriel Mbaga Obiang Lima, al que su hermano Teodorín le acusa, indirectamente, de ser el culpable de la escasez y del encarecimiento de los combustibles.

A los Lima les están “cortando las alas” para que no puedan volar. Con el pretexto de limpiar al país de la corrupción, una cadena de ceses y detenciones se están produciendo desde hace poco tiempo. No hay duda que el cerco se aproxima. Ya se sabe, “cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

Un síntoma de quién puede ser uno de los próximos en caer –caída estrepitosa- va a ser Gabriel Mbaga Obiang Lima, poderoso y rico ministro del petróleo guineano. Pero todo apunta a que el miedo, y no la prudencia, se ha apoderado de él. Y ya se sabe que el miedo atenaza la capacidad de reaccionar o de elegir aliados. Y todo apunta a que en esa situación se encuentra el ministro Lima.

No obstante, Lima cuenta con mucho dinero y eso le permite contratar a importantes despachos de abogados, como es el caso de Centurion Law Group (Sudáfrica) y Chabaneix Abogados, afincado en Madrid.  El primero de ellos ha lanzado una dura campaña contra Delfín Mocache Massoko, director de Diario Rombe, al que acusa, en connivencia con el excomisario José Manuel Villarejo, de “extorsión” contra los dos personajes. Que sepamos, la querella no se ha presentado todavía.

A través de Chabaneix Abogado, Gabriel Mbega Obiang Lima se ha personado como acusación particular contra el excomisario José Manuel Villarejo, acusándole de la elaboración de informes para deteriorar su imagen. Por cierto, que sepamos, hoy el excomisario se ha recuperado de una grave enfermedad que de repente se apoderó de su cuerpo.

En la liza sucesoria entra también–ya lo hemos mencionado en otras ocasiones- Armengol Ondo Nguema, hermano del presidente guineano. Y no es que él quiera suceder a su hermano, pero sí que se opone frontalmente a que sea Teodoro Nguema Obiang el sucesor.

Mientras los familiares comienzan a despedazarse entre ellos, sin posibilidad alguna de acuerdo, enemigos más poderosos se preparan para el asalto final.

Por ejemplo, los rebeldes centroafricano, comandados por el expresidente de la república centroafricana, François Boizize, que según el canal Africa Media TV preparan un golpe militar contar  Obiang Nguema.

La situación se complica más debido al empeño del dictador guineano por reclamar la extradición del centroafricano Ahmed Yalo alias Dada y del general chaddiano, Mahamat Kodo Bani Godi, exjefe de la guardia presidencial del actual presidente del Chad, Idriss Déby. Ahmed Yalo es hermanito de uno de los jefes rebeldes centroafricanos.

Sobre el mismo asunto sucesorio, Luc Michel afirma en Afrique Media YV que “Obiang Nguema ha previsto organizar su sucesión por su hijo y eso no es del gusto de Occidente; y quieren hacer todo para impedirlo. Dice que el dictador se ha asociado con los rusos y chinos para apoyar a su hijo. Dice que Francia quiere usar a los rebeldes centroafricanos para acometer un golpe en Guinea”.

Verdad o mentira, lo cierto es que Obiang no ha conseguido la extradición de Mahamat Kodo Bani Godi y Ahmed Yalo, que se encuentran encarcelado en Camerún. Los dos acusados de participar en la organización del supuesto golpe de estado de diciembre de 2017. Eso le produce serios dolores de cabeza.

Por su parte, el digital Africa Intelligence comenta que la acción judicial emprendida por la Audiencia Nacional de España en Dubai, contra Cándido Nsue Okomo, hermano de la primera dama, ha molestado a la familia del presidente Teodoro Obiang Nguema, pero también “ha debilitado aún más a la oposición al régimen de Guinea  Ecuatorial”. Debe referirse a la “oposición” guineana en el país, pues a la de la diáspora lo que sí le ha molestado es que España se echara para atrás.

La versión que da AI –equivocada, por cierto- es que Avelino Mocache Mehenga, que “quedó en segundo lugar en las elecciones presidenciales de 2016 con el 1,6% de los votos,  se incorporó al Gobierno en agosto de 2020 como secretario de Estado de  Pesca”. El digital AI considera a Mocache como el principal opositor a Obiang Nguema, algo erróneo, a no ser que se refiera a los “opositores” que se encuentran en Guinea Ecuatorial jugando a hacer que hacen oposición. Y alude a las “maniobras entre bastidores que la hicieron posible –el paso de opositor a formar parte del gobierno de Obianghan sido hasta ahora un secreto bien guardado”. El secreto bien guardado lo ha desvelado más tarde: “Delfín Mocache exiliado en España, se había beneficiado de la generosidad de la  primera dama y de su hermano para disfrutar de la buena vida. Le llevaban a restaurantes de Valencia y Madrid, le regalaban relojes de lujo y, en general, sus benefactores le daban un trato generoso”. Delfín ha adelantado una petición de rectificación y derecho de réplica. Ya veremos en qué queda todo.

En esta marejada de intereses, corruptelas y miedo, Obiang Nguema se percata –lleva tiempo que se ha dado cuenta- que los suyos, los habitantes de Mongomo, critican los secuestros en Sudán del Sur de cuatro dirigentes del MLGEIIIR (Martín Obiang OndsoBienvenido Ndong OndoFeliciano Efa Mangue y Julio Obama Mofuman),  y se ha visto obligado a decir que lo que les ha pasado a los cuatro no se ha debido a él, sino que ha sido la justicia la que ha actuado.

De continuar esa situación  fratricida, no nos extrañaría que Obiang Nguema decidiera presentarse de nuevo a las elecciones presidenciales, y antes suspender la elección de su hijo Teodorín como mandamás del PDGE. En resumidas cuentas, él seguiría ocupando los dos cargos.

Josep Borrell se preocupa mucho por la liberación del opositor Navalni, pero ni una llamada de teléfono a Obiang Nguema para que libere a los cuatro miembros del MLGEIIIR, secuestrados y encarcelado en Guinea Ecuatorial.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal