El gota a gota del doctor Calvo Aranda

Enrique Calvo Aranda, Doctor en Medicina, especialista en Reumatología.

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (31/7/2017)
6 julio de este año. Un servidor de ustedes se encontraba en ese cavilar, en esa duda, de no saber qué hacer. Se aproximaba el mediodía y sin haber desayunado. La verdad es que acababa de dejar la yacija y no tenía ganas más que de volver a ella. Buena parte de la noche anterior y la madrugada de ese día la pasé revisando los textos de un libro. El caso es que mientras me estiraba como un gato, tratando de desentumecer mi estructura ósea y me quitaba alguna que otra pitarra, enchufe la radio. Estaba conectado a Radio Nacional de España (RNE), al programa España vuelta y vuelta que dirige Manolo HH. “Hablamos del ácido úrico y de la enfermedad de la gota con el doctor Enrique Calvo Aranda”, anunciaba el locutor.

Me interesaba el tema. Con felina agilidad me lancé a la cafetera a prepararme, lo que antes era nocivo y ahora dicen que alarga la vida: un cafelito. Mientras la ´italiana´ hacia su función gota a gota, recordaba lo que me comentó en su día otro galeno, Arturo Mohino, especialista en reumatología, acerca de la gota, el ácido úrico y la Colchicina.



Nuestra historia: Interpretaciones y aprendizajes

IberoamericaIberoamérica
Pedro Godoy P. (21/6/2016)
Se escribe y enseña nuestra historia arrancando de la Independencia. Atrás quedan los tres siglos de la mal denominada “Colonia”´. Siempre es descrita como opresiva y oscura. La época indígena se lapida como “Prehistoria” aunque se aprende que tan dilatado lapso “se inicia  con la aparición del hombre y finaliza con la invención de la escritura”. Hay testimonios de grafía azteca, maya, chibcha y hasta pascuense ¿Algún docente cuestionará eso de “Prehistoria”? Adelanto la respuesta: ninguno. Un enigma es el conformismo del magisterio en asuntos, supuestamente, de su experticia.

Ello porque quienes enseñan a infantes, adolescentes y jóvenes están nutridos no sólo de los dogmas fragmentadores, sino también de la convicción que la historia comienza al vincularnos con el Viejo Mundo. No obstante –y he aquí otra manifestación de la desubicación- se ignora la protohistoria ibérica. La explicación está en que las oligarquías lugareñas repudian tanto el ayer indígena como los ancestros peninsulares. Aunque legitiman la ruptura con



Lengua comun

Miguel de Cervantes Saavedra

Miguel de Cervantes Saavedra

Internacional
Pedro Godoy  (31/12/2015)
Por medio milenio el castellano es la lengua nacional de nuestra América. En todo el subcontinente impera el verbo de Cervantes que es el de Felipe II así como de Hernán Cortés y Francisco Pizarro y hoy de Miguel Ángel Asturias, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Octavio Paz y Mario Vargas Llosa.

No es impuesto, sino adoptado por la muchedumbre mestiza que se identifica con quienes son descubridores, conquistadores, exploradores y fundadores. Se convierte en la lengua del Nuevo Mundo. Sin ella 500 millones quedarían mudos.

El idioma no es sólo instrumento de comunicación. Es un modo de organizar el pensamiento y el vehículo de expresión de la emocionalidad. No es sólo una trenza de articulados fonemas sujetos a la normativa gramatical. También implica una vivencia colectiva y es el archivo de la memoria social.

Por el idioma el individuo se comunica con otro individuo, pero también es el idioma –aquel bien manejado y mejor pronunciado– el que da prestancia a la persona, es decir, la seguridad en sí mismo.



Un jesuita de habla hispana en Roma

Internacional
Manuel Funes Robert (1/4/2013)San Ignacio de Loyola
“Ad maiorem Dei gloriam”
(Lema de la Compañía de Jesús)
En 1491, en Azpeita, nace Iñigo López de Loyola. Escribano, guerrero, hábil mediador en varios conflictos, herido finalmente en Pamplona en 1521, aprovecha la dolorosa convalecencia para reflexionar sobre su pasado y su futuro. Abandona las armas y se traslada a París a estudiar teología. En Montmartre el 15 de agosto de 1534 sienta con sus compañeros las bases de la futura orden con el juramento “servir a nuestro Señor dejando todas las cosas del mundo”.

 El papa Pablo III concede aprobación a la orden y en Roma Ignacio tiene una experiencia espiritual y mística, según el recuerda “en la que Cristo, volviéndose hacia mí me dijo ´YO QUIERO QUE TU NOS SIRVAS´”. La Compañía se extendió por Europa y crea escuelas,

universidades y seminarios. En 1554 redactó la Constituciones jesuitas, en las que se incluye el cuarto voto a los tres que juraban los sacerdotes ordenados,  la obediencia al Papa (“disciplinado como un cadáver”).  La orden solo responde ante el Papá.




Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal