España, 26-05-2019

Las desgracias nunca vienen solas y el último turrón

Guerrero Fang.

Guinea Ecuatorial
Abaha (21/12/2018)
Desconocemos la causa por la que la oposición guineana dedica, malgasta, energías a criticar a los que se encuentran en el mismo lado de la barrera. No vamos a entrar en ese mismo combate dialéctico. Pero sí, recomendar y aconsejar, que no entren al “capote” como se suele decir en términos taurinos. Esas energías deben –si no es posible unirlas-, emplearse en un objetivo único: acabar con la dictadura que malgobierna Guinea Ecuatorial y llevar una democracia plena –no de palabra- a la sufrida población guineana.

No vamos, desde este modesto medio, a criticar ciertos modos o maneras de unos u otros líderes o militantes de partidos guineanos. Eso sería entrar en el mismo juego, labor esa que desgasta al que la utiliza.

No queremos –ni mucho menos- dar consejas. No obstante, no podemos ocultar que apreciamos cierta irritabilidad en algunos líderes y sectores sociopolíticos que no son nada ejemplarizantes para los ciudadanos guineanos, especialmente para los que se encuentran en la diáspora. Y lo más lamentable, apreciamos, constatamos, la soterrada lucha dentro de algunas organizaciones políticas, por hacerse con el control del partido, grupo político o asociación. Y eso es aún peor que lo anterior.

En fin, que con ese desgaste de energías a veces se nos escapan asuntos que son importantes. Por ejemplo, que la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha alertado a la dictadura guineana de que partidas de carne de cerdo, procedente de los Países Bajos estaba infectadas por salmonelosis. Al parecer, las partidas de carne de porcino se estaban vendiendo en Martinez Hermanos y Comercial Santy, dos históricos centros comerciales.

Sin duda alguna, eso le puede suceder a cualquier otro país, pero seguro que, por ejemplo en España, esa infección por una bacteria, hubiera sido detectada por la Sanidad Pública, mientras que en Guinea Ecuatorial la ausencia de alertas sanitarias conduce a episodios como el de ahora.

¿Estará el embajador guineano en Bruselas, Carmelo Nvono-Ncá, tratando de averiguar la empresa que vendió esas partidas infectadas de carne de cerdo? Si alguien lo indagara, seguro que se encontraría con alguna sorpresita.

Por cierto, la Embajada de Guinea Ecuatorial en Bruselas parece más bien una multinacional de marketing político, dedicada a ensalzar la figura de Teodoro Obiang Nguema. Una muestra de su quehacer ha sido el reciente encuentro con asociaciones panafricanistas afincadas en Bélgica. Tras el acto, Carmelo Nvono-Ncá se dedicó a ensalzar a su jefe: “grandes logros de las políticas e iniciativas del Presidente de Guinea Ecuatorial, S.E. Obiang Nguema Mbasogo (…) Sobran razones para aplaudir el talante panafricanista del Presidente Obiang”.

Atención a este personaje. Nos referimos al embajador en Bruselas. Es capaz de venderte un reloj de madera, sin maquinaria, como si fuera un Rolex. Él sabe que al régimen que ahora tanto defiende le queda poco, y en breve comenzará a tratar de abrirse camino entre la frondosa maleza de opositores.

Por si fuera poco, el pasado día 19 de este mes, el llamado  Movimiento de Amigos de Obiang se ha reunido en el Hotel Anda China para celebrar la I Conferencia sobre Panafricanismo del MAO, “para el fortalecimiento del liderazgo de Guinea Ecuatorial y la unidad y la paz en África 50 años después de la independencia”, según la página de internet del gobierno de Guinea Ecuatorial.

Nuestro olfato político nos dice que detrás de ese repentino amor por el mundo panafricanista puede haber algo más. Trataremos de indagar.

Hemos notado en falta la presencia en ese acto de Miguel Ángel Moratinos, José Bono y José Luis Rodríguez Zapatero. Quizás es que su olfato político no les ha aconsejado participar en tan magno evento.

Atención, también, mucha atención, a los nuevos grupos o asociaciones políticas, que llevan varios años trabajando muy en serio, y en silencio, para que el régimen de Malabo se coma en 2018 su último turrón.


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal