Guinea Ecuatorial
Espacios Europeos (28/5/2020)
La Federación de CORED emitió ayer un comunicado, dirigido al pueblo guineano y a la comunidad internacional, en el que muestra su preocupación por la evolución de la pandemia causada por el COVID-19, sin que el “gobierno del déspota Teodoro Obiang Nguema Mbasogo se pronuncie por los medios informativos al respeto, ni tampoco ha podido presentar programas de protección ni medidas de apoyo al pueblo guineoecuatoriano”.

Tras denunciar la carencia de unas “mínimas infraestructuras sanitarias, carente de personal sanitario susceptible y carente de una voluntad de la familia gobernante para proteger a sus ciudadanos en esos momentos extremadamente difíciles”, realiza un análisis acerca de la situación política –más bien familiar- de enfrentamientos entre clanes       que aspiran a mantenerse en el poder.

“…la mayoría de los jefes de estado, han promovido el indulto de los presos, en sus respectivos países; pero en Guinea Ecuatorial no, por la determinación del dictador que manifestó públicamente que, no vive del mundo internacional; sino, del mundo nacional”, afirma en uno de los párrafos.

La larga ausencia del dictador en estos últimos días, así como el probable nombramiento de su primogénito Teodoro Nguema Obiang, Teodorín, como  su sucesor, son criticados en este comunicado. Por otro lado, apoyan a los presos políticos “y a sus familias en esos momentos difíciles y de incertidumbre, rogando a Dios, los mantenga vivos, salvos y sanos de cualquier enfermedad”, a la vez que exigen su libertad “incondicional”.

Ante el supuesto “vacío de poder”, la CORED se postula como el “interlocutor válido y legítimo  del Pueblo de Guinea Ecuatorial en el exilio, la CORED que ha desmantelado los casos de corrupción, tráfico de drogas y de influencia y lavado de dinero del sistema corrupto del gobierno guineano”.

En el comunicado, CORED expone una larga de acciones emprendidas para beneficio del pueblo guineano, pide la convocatoria de “unas elecciones presidenciales libres y el inicio de un periodo constituyente”.

En vista de que dialogar con la dictadura ha sido imposible –dice el comunicado-, CORED “se reserva el derecho a defender los intereses generales de todos los guineoecuatorianos, siendo obligado a entrar al País Guinea Ecuatorial en la forma que sea tierra (sic), y asumiendo todas las consecuencias que pudiesen dar lugar este acto, si el presidente de Guinea Ecuatorial dictador Teodoro Obiang Nguema Mbasago no tiene aparición pública los próximos días”.

Para finalizar afirman querer salvar al pueblo guineano de la “esclavitud de la familia Obiang Nguema, y nunca jamás admitiremos una transición, ni transmisión de poder padre-hijo como la que planea Constancia Mangue Nsue Okomo”, e instan a la “sociedad civil guineana y a los órganos constitucionales del País, así como a todas las formaciones políticas de buena voluntad, guardar calma y no ponerse a enfrentar con la CORED, cuyo único objetivo es acabar con la dictadura de la familia Obiang Nguema que ha arruinado a nuestro país y ha hecho de los guineanos esclavos a su servicio”.