El mundo se derrumbe. ¿Qué sucede en África Central y, concretamente, en Guinea Ecuatorial?

De izquierda a derecha, Oumar Salaou, Jalil Mohamed y Martín Obiang Ondo. (Foto de archivo)

Guinea Ecuatorial
Oumar Salaou
(14/6/2020)
En plena crisis por la pandemia del coronavirus (COVID-19), la mayor parte del mundo se encuentra en confinamiento; una situación dramática que nos deja, de momento, decenas de miles de muertos, colapso de los sistemas de Salud y hasta del modelo económico vigente. Entre otras cosas, un bajón sin precedente de los precios del petróleo, algo que  si que viene a dar un toque particular a las petrodictaduras de África Central. Una de esas dictaduras, quizás la más afectada, es la de Guinea Ecuatorial.

Esas dictaduras, construidas a base del regalo financiero a unos políticos corruptos venidos del Occidente, y que se han declarado patrocinadores de aquellas “petrodictaduras” y así, enemigos de los pueblos oprimidos por los dictadores que les gobiernan.

¿Qué pasará con un petróleo que ha bajado en 5 años de 120 a 20 dólares US? ¿Una caída al infierno? Con un barril a 20 dólares US, y una producción al máximo, un país como Guinea Ecuatorial, no podrá ingresar más que 500.000 millones. Con esa explotación del petróleo, que equivale a uno 25% del presupuesto del país, el gobierno tendrá que buscar otros recursos para completar sus necesidades presupuestarias. ¿Cómo suministrar a los golfos patrocinadores para que sigan haciendo sus labores indecentes e inhumanas?

La ecuación se complica cada vez más con el malestar provocado por la desigualdad existente y el deseo de libertad de esos pueblos oprimidos. Por si no es suficiente, la crisis de la seguridad viene a añadir más inquietudes y problemas.

Hace unas semanas que Boko Haram sorprendió a las tropas del déspota de Chad, Idriss Deby Itno, matando –según datos oficiales- a 92 soldados, y enviando una cuarentena al hospital en estado crítico. Un grave incidente que hasta hacer poco era impensable, sobre todo cuando esa matanza se había producido ante las narices de las tropas francesas acantonadas en el país. Francia cuenta con tres  bases militares en el Chad, cuyo objetivo es teóricamente luchar contra el terrorismo.

Boko Haram es el principal grupo terrorista de la zona. Pero me llama la atención del ¿por qué  los militares franceses no se movieron en apoyo de su protegido? Al menos que los movimientos y organización de Boko Haram superen a los servicios de información franceses.

Parece insólito que con ese despliegue militar (tres bases, aviones de combate y un servicio de información avezado), Francia haya sido incapaz de anticiparse al ataque o, al menos, a posterior, no haber acudido en ayuda de las tropas de Deby que se encontraban ante serias dificultades.

¿Qué pasó para que Francia no interviniera? ¿Cómo interpretar esa inanición? Después se supo que 40 yihadistas que estaban encarcelados en Chad aparecieron muertos en sus celdas. ¿Un crimen? ¿Un suicidio?

Un suceso más que nos muestra la grave situación por la que atraviesa esa zona.

Por otro lado, ninguno de los seis países de la CEMAC tiene capacidad para proteger a sus ciudadanos de una posible explosión de la pandemia del coronavirus. Los sistemas de Salud son inexistentes, los centros hospitalarios están mal dotados, sin una adecuada organización ni medios técnicos ni humanos; eso sin tener en cuenta la carencia de unas verdaderas políticas sanitarias.

Mezclados todos estos ingredientes con el bajón histórico de los precios del petróleo, fuente principal de ingreso de la mayoría de los países de esa zona, no es aventurado decir que lo peor está por venir.

¿Cuál es la tarea principal de un dirigente político, si no la proteger a sus ciudadanos? Y cuando un conjunto de dirigentes golfos y supercorruptos no garantizan ni la seguridad ni la sanidad ni un reparto de la riqueza que se genera de sus recursos naturales, hay que pensaren que quizás sea el momento de buscar una alternativa creíble y legítima.

Como dijo el filósofo Hieraclito de Efesio: “El cambio es la única cosa inmutable”.

N. de la R:
Vocal de Cultura y Portavoz del MLGEIIIR (Movimiento de Liberación de Guinea Ecuatorial III República).





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal