La crisis en Canarias, el Sáhara, Pablo Iglesias y Adolfo Suárez

Pedro Sánchez y Fernando Grande-Marlaska con el rey Mohamed VI en noviembre de 2017. (Foto archivo)

Sáhara Occidental
Ana Camacho (22/12/2020)
En esta segunda semana de vientos de guerra en el Sáhara, la principal amenaza contra la verdad en este conflicto ha surgido de la engañosa interpretación dada por la mayor parte de la prensa española a las causas de la llamada crisis migratoria en las islas Canarias. La conclusión a la que conducen a la audiencia es que la oleada que ha llevado al archipiélago unos 16.000 emigrantes, la mayor parte jóvenes marroquíes, tiene un origen espontáneo,  y es un fenómeno totalmente ajeno a la vuelta a las armas en el vecino Sáhara Occidental.

En los medios saharauis, sí se ha dicho alto y claro que la invasión de pateras está diseñada y orquestada por el Gobierno de Marruecos para forzar a España a estar de su lado en caso de que el Frente Polisario mantenga su decisión de volver a las armas, tal y como anunció la semana pasada. La razón de este chantaje es obvia, pues España sigue siendo legalmente la potencia administradora del Sáhara Occidental y su voz es determinante en la ONU para la solución del conflicto.

Un texto de la agencia Europa Press ha reaccionado a esta hipótesis recogiendo la versión con la que, desde el Ministerio de Exteriores, “se ha desvinculado el aumento de migraciones a Canarias del contencioso en el Sáhara”. El dato con el que desde el Gobierno de Sánchez se rechaza la relación entre los dos temas, es que la aluvión de pateras comenzó a aumentar en la última semana de agosto y la primera de septiembre, mucho antes de que estallase la llamada crisis del Guerguerat que desembocó en una intervención marroquí contra civiles a la que el Polisario reaccionó la semana pasada dando por acabada la tregua vigente desde 1991.

La conexión entre  pateras y conflicto en el Sáhara
Las fechas, efectivamente, no apoyan una relación de causa y efecto entre crisis del Guergerat, que comenzó a cocerse el 21 de octubre, y flujo de pateras. Pero le faltó añadir al autor de la información de la agencia, que si repasamos la hemeroteca de agosto, veremos que hay una coincidencia entre la escalada de emigrantes rumbo a las Canarias y la desesperada actividad diplomática desplegada por Marruecos para intentar evitar el nuevo revés que acabó cosechando en septiembre en la Asamblea de las Naciones Unidas.

No es de extrañar que el Gobierno de Pedro Sánchez haya querido negar la conexión pateras-Sáhara. Reconocerlo públicamente provocaría un nuevo subidón de adrenalina a Mohamed VI y, con ello, más pateras (como mínimo). Si a ello le sumamos que el PSOE lleva años instalado en una política descaradamente promarroquí en la cuestión del Sáhara (recordemos su deleznable papel en la matanza de Gdaim Izik, a favor de los asesinos), verde y con asas, una cacerola: la lógica lleva a que desde el Gobierno se defienda una versión de los hechos en la que el Gobierno marroquí, como mucho, se ha limitado a no colaborar.

El presidente Adolfo Suárez se pronunció a favor del referéndum
El PP también ha optado no poner en duda la inocencia del Gobierno marroquí en la crisis de las pateras. Ello le ha dado a los medios de la derecha munición en su guerra contra el Sanchismo y Pablo Iglesias, culpando al líder de Podemos del problema en Canarias. Lo grave es que para lograr el objetivo de demostrar su “irresponsabilidad”, Diarios como La Razón o los tertulianos de El Cascabel de la televisión de la Cope, entre otros, han transmitido a su audiencia una visión de lo qué pasa en el Sáhara muy deformada y confusa. La conclusión que sugieren es que recordar que la solución del conflicto del Sáhara tiene que pasar por un referéndum de autodeterminación, es la “irresponsabilidad” de un político sin capacidad de hacer política de estado, y no el punto clave de un plan de paz que el propio Gobierno marroquí negoció y firmó con la ONU.

Se les ha olvidado que lo que dice ahora Pablo Iglesias ya lo defendió en 1979 un político nada sospechoso de ser comunista como fue el presidente del Gobierno Adolfo Suárez, en un período mucho más delicado para España como fue la transición, en el que tuvo que elegir entre la verdad y la mentira. ¿También Adolfo Suárez era un “irresponsable”?

La deformante polarización ideológica
No hubiese estado de más que en la derecha hubiesen recordado estos días que, como dicen desde el Ministerio de Exteriores, las pateras comenzaron a invadir las Canarias en agosto. Basta con tirar de hemeroteca para comprobarlo. Precisamente, en esa fase final del verano una personalidad de prestigio en la derecha como es el exministro de Exteriores Margallo dijo en una entrevista que “Marruecos utiliza la inmigración ilegal para chantajear a España” y que “cuando algo les molesta, abren la mano y nos encontramos con avalanchas de emigrantes”.

De frente Ana Camacho y Eugenio Pordomingo; detrás Raúl Peña y Aniceto Setién. Foto archivo.

No encajo en ninguno de los dos bloques de la España polarizada (según las encuestas somos un 4%) y no es un misterio que nunca me ha gustado Pablo Iglesias. De hecho, sigo sin fiarme de él y sus reales intenciones y objetivos con la cuestión del Sáhara. Pero me preocupa el perverso uso político que la derecha está haciendo de su intervención. En la guerra ideológica que ha dividido a España en dos bloques, su ofensiva anti-Pablo Iglesias amenaza con conducir a buena parte de los españoles que están muy enfadados con el actual Gobierno a detestar al Frente Polisario y el pueblo saharaui en nombre de la lógica de la polarización que dicta que “el amigo de mi enemigo, es mi enemigo”.

Si nadie logra parar la nueva guerra en el Sahara, esta estrategia alimentada por el PP de Casado y el PSOE de Sánchez nos puede llevar a revivir la situación vergonzosa de 1976, cuando el Gobierno español miró hacia otro lado y no dijo ni mu en la ONU mientras la aviación marroquí segaba miles de vidas de civiles saharauis bombardeándoles con bombas de fósforo y napalm. La administración española todavía estaba en el territorio.

¿Es esta la España que queremos?

PD: Para los que quieran saber más sobre la posición de Adolfo Suárez y el Sáhara aquí tienen el enlace al libro editado por el Observatorio Aragonés sobre el Sáhara Occidental en el que participé con un capítulo dedicado a este tema. La pandemia no nos dejó hacer una presentación como se merece el esfuerzo de los editores pero, quizás, más adelante podremos recuperar el tiempo perdido. Se titula Sáhara Occidental. Del abandono colonial a la construcción de un estado. Os lo podéis descargar aquí:

https://observatorioaragonessahara.org/sahara-occidental-abandono-contruccion-estado/

N. de la R.
Este artículo se publicó el 23 de noviembre en Arenas Movedizas , pero tiene vigencia, y por eso lo publicamos. Por supuesto, lo hacemos con la autorización de su autora.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal