Memorándum sobre los últimos acontecimientos en el Sáhara Occidental

Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui

Sáhara Occidental
Espacios Europeos (13/9/2021)

• Durante más de cuarenta años, Marruecos ha ocupado ilegalmente una parte del territorio de la República Saharaui (RASD) en violación de los principios y objetivos de la Carta de las Naciones Unidas (ONU) y del Acta Constitutiva de la Unión Africana (UA) y las normas fundamentales del derecho internacional, incluida la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 1975, que dictaminó que nunca había existido un vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental y Marruecos.

• De acuerdo con las normas del Derecho internacional, la ONU, la UA y la Unión Europea (UE), entre otros, nunca han reconocido la ocupación ilegal del Sáhara Occidental por parte de Marruecos. De hecho, la presencia de Marruecos en el Sáhara Occidental ha sido “deplorada” por el Consejo de Seguridad (Res. 380 de 1975) y calificada expresamente como un acto de “ocupación continuada” en las resoluciones de la Asamblea General (Res. 34/37 de 1979 y Res. 35/19 de 1980, entre otras resoluciones).

• A pesar de los esfuerzos realizados por la ONU y la entonces Organización para la Unidad Africana (OUA) (actualmente la UA) para llevar a buen término el último caso colonial en África, el conflicto entre la República Saharaui (RASD) y Marruecos sigue sin resolverse debido a la dilación y el obstruccionismo de Marruecos, así como a la inacción de la comunidad internacional.

• Durante tres décadas, Marruecos no sólo ha incumplido sus compromisos en virtud del Plan de Arreglo de la OUA, que fue aceptado por ambas partes, el Frente POLISARIO y Marruecos, en 1988 y aprobado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 1990 y 1991. Marruecos también ha obstaculizado la celebración del referéndum sobre la libre determinación de pueblo saharaui, que fue aceptado por ambas partes y refrendado por la comunidad internacional como solución de avenencia para lograr una solución pacífica y duradera en el Sáhara Occidental.

• En su informe (S/21360), de 18 de junio de 1990, el Secretario General de las Naciones Unidas señaló que las propuestas de arreglo “representan un compromiso y una base práctica y razonable para aplicar la resolución AHG/Res de la OUA. 104 (XIX) y la resolución 40/50 de la Asamblea General, teniendo en cuenta los intereses de ambas partes” (párr. 5). Por lo tanto, la única solución viable, realista y duradera a la cuestión del Sáhara Occidental es la solución que respete plenamente la voluntad soberana del pueblo saharaui y sus aspiraciones nacionales legítimas.

• Desde el comienzo de la aplicación del Plan de Arreglo de la ONU-OUA tras la entrada en vigor del alto el fuego el 6 de septiembre de 1991, las Autoridades Saharauis han hecho enormes concesiones para hacer avanzar el proceso de paz. Su flexibilidad y espíritu de compromiso hicieron posible que James A. Baker III, Enviado Personal del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, negociara y concluyera los Acuerdos de Houston de 1997, que crearon “las condiciones para proceder a la plena aplicación del Plan de Arreglo” (S/1997/742; párrafo 27).

• Sin embargo, la inacción y la complacencia demostradas por las Naciones Unidas y su fracaso para impedir que Marruecos sabotee el proceso de paz acaban de envalentonar al Estado ocupante para que persista, con total impunidad, en sus políticas anexionistas e intentos de imponer un hecho consumado por la fuerza en los territorios ocupados de la República Saharaui.

Las graves violaciones de los derechos humanos perpetradas por las fuerzas de seguridad marroquíes, el saqueo masivo de recursos saharauis y los intentos de Marruecos de involucrar a terceros en los territorios ocupados son sólo algunos ejemplos.

• Como resultado de la actitud obstruccionista y desafiante de Marruecos, el proceso de paz de las Naciones Unidas en el Sáhara Occidental está siendo testigo de acontecimientos extremadamente peligrosos tras la violación por parte de Marruecos del alto el fuego de 1991 y su ataque militar contra el territorio de la República Saharaui el 13 de noviembre de 2020. Ante el acto de agresión en curso de Marruecos, junto con la lamentable inacción de las Naciones Unidas, al pueblo saharaui no le ha quedado otra opción que ejercer su derecho legítimo a la legítima defensa para defender su soberanía e independencia.

• El nuevo acto de agresión de Marruecos ha llevado violentamente al colapso del alto el fuego y del proceso de paz de la ONU en un momento en que los enfrentamientos militares continúan y se intensifican a lo largo del muro militar ilegal marroquí de la vergüenza en el Sáhara Occidental. El Territorio de la República Saharaui se encuentra actualmente en un estado de guerra abierta que podría tener las consecuencias más graves para la paz, la seguridad y la estabilidad en toda la región.

• Una vez más, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que tiene la responsabilidad primordial del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, ha guardado silencio ante el nuevo acto de agresión marroquí contra la República Saharaui. Tampoco ha exigido responsabilidades a Marruecos por las consecuencias de su violación del alto al fuego. Las graves consecuencias de esta actitud complaciente son fáciles de predecir. No sólo socava las perspectivas de relanzamiento del proceso de paz, sino que también deja la puerta abierta a la escalada del conflicto armado en curso.

• Mientras que la ONU ha optado por la inacción, la Unión Africana (UA), de la que la República Saharaui y Marruecos son Estados miembros, ha expresado su profunda preocupación por la violación del alto el fuego de 1991 y la reanudación de la guerra en el Sáhara Occidental. El 6 de diciembre de 2020, la Unión Africana solicitó a su Consejo de Paz y Seguridad (CPS) que abordara la cuestión a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno.

•El 9 de marzo de 2021, el CPS adoptó una decisión en la que recordaba el papel histórico de la OUA/UA como garante del Plan de Arreglo y las disposiciones del Capítulo VIII de la Carta de las Naciones Unidas sobre el papel de los acuerdos regionales en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional.

El CPS también pidió a la República Saharaui y a Marruecos que cesaran inmediatamente las hostilidades y crearan un entorno propicio para las conversaciones directas y francas, de conformidad con el artículo 4 del Acta Constitutiva de la Unión Africana.

• La República Saharaui mantiene su compromiso de cooperar con la Unión Africana y sus órganos pertinentes en la aplicación del comunicado del Consejo de Paz y Seguridad y las decisiones y resoluciones pertinentes de la OUA/UA en aras de lograr una solución pacífica y duradera del conflicto entre los dos miembros de la Unión Africana Estados, la República Saharaui y Marruecos.

Para la República Saharaui, no puede lograrse una solución pacífica y duradera sin una adhesión estricta a los principios y objetivos del Acta Constitutiva de la Unión Africana, incluido el respeto de las fronteras existentes para el logro de la independencia, la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la fuerza y el respeto de la soberanía y la integridad territorial de los Estados miembros de la UA.

• Marruecos ha demostrado sin lugar a dudas que no está dispuesto a elegir el camino pacífico y justo que llevaría a una solución duradera en el Sáhara Occidental. Ha incumplido sistemáticamente sus compromisos en virtud de todos los planes de paz, incluidos los aprobados por las Naciones Unidas y la OUA/UA. Por consiguiente, se exhorta a todos los miembros de la comunidad internacional a que adopten las decisiones y medidas necesarias, tanto individual como colectivamente, para obligar a Marruecos a poner fin a su ocupación ilegal de partes de la República Saharaui en pro de la justicia y la paz y la seguridad regional.

• Habida cuenta del estancamiento del proceso de paz, agravado por el reciente acto de agresión de Marruecos contra la República Saharaui, también es vital que la comunidad internacional haga todos los esfuerzos necesarios para lograr una pronta solución, solución pacífica y duradera del conflicto entre la República Saharaui y Marruecos, de conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas y de la OUA/UA y los objetivos y principios del Acta Constitutiva de la UA.

•El camino a seguir para lograr una solución pacífica, justa y duradera en el Sáhara Occidental es muy claro. Por consiguiente, la cuestión que tiene hoy ante sí la comunidad internacional es la siguiente: ¿permite que prevalezca la lógica de la fuerza y el expansionismo en el caso del Sáhara Occidental y, por lo tanto, permite que la ocupación militar marroquí de partes de la República Saharaui continúe impunemente, ¿o defiende los principios fundamentales que sustentan el orden internacional existente, que consagran el derecho de los pueblos a la libre determinación y a la independencia y prohíben la adquisición de territorio por la fuerza?

Ahmed Mulay Ali Hamadi, Embajador de la RASD en México. Foto archivo.

• Evidentemente, la lógica de la fuerza y el expansionismo no pueden ser una opción, de lo contrario muchos pueblos y países, incluidos los Estados Miembros de las Naciones Unidas, habrían permanecido bajo el yugo del colonialismo y la ocupación extranjera. Por lo tanto, la única opción es defender los preceptos de la legalidad internacional y dar al pueblo saharaui la oportunidad de ejercer libre y democráticamente su derecho inalienable e innegociable a la libre determinación y la independencia.

• Esta es la única opción porque la paz duradera no puede establecerse sobre la base de la lógica de la fuerza, el expansionismo y la anexión de territorios por la fuerza. Sólo la paz basada en la plena adhesión a los principios del derecho internacional y en la libertad y la igualdad de derechos de las naciones pequeñas y grandes puede ser viable y duradera. Por lo tanto, es imperativo redoblar los esfuerzos para lograr una solución pacífica y duradera del conflicto entre la República Saharaui y Marruecos, que es un requisito previo para restablecer la paz y la estabilidad en el norte de África

N. de la R:
Este trabajo nos ha llegado a través del Embajador de la RASD en México, Ahmed Mulay Ali Hamadi, que ha sido elaborado por instituciones de la RASD y asociaciones de amigos del pueblo saharaui.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal