España, 27-09-2016

Guerra de cifras en el conflicto de Siria

Internacional
Carlos Ruiz Miguel (1/10/2011)presidente-siria
La situación en Siria es, ciertamente, grave. Como ya he indicado en otro lugar, hay violencia por parte del Gobierno, pero también la hay por parte de los grupos islamistas radicales de la órbita de los “Hermanos musulmanes”. Y precisamente porque la realidad es suficientemente grave, debemos preguntarnos el por qué algunos han intentado manipular a la opinión pública mundial sobre esto. Recojo aquí algunas muestras de la desinformación fabricada sobre Siria.I. LA ESPOSA SUNNITA QUE NO ABANDONÓ A SU MARIDO, EL PRESIDENTE SIRIO
Asmaa Assad
es la esposa sunnita del presidente sirio, alawí, Bashar al Assad.
Tres meses después de iniciadas las protestas, un diario británico, The Telegraph, difundió la “información” de que le había abandonado, huyendo con los tres hijos del matrimonio a Londres (donde nació).
La información era falsa.

II. LA LESBIANA OPOSITORA DE DAMASCO… QUE ERA UN SEÑOR NORTEAMERICANO
En segundo lugar, se puede mencionar el caso del blog de la supuesta lesbiana de Damasco que relataba la represión que sufría del régimen desde el inicio de las revueltas.
El blog se hizo mundialmente famoso. El día 6 de junio, The Huffington Post llegó a “informar” que la bloguera lesbiana opositora había desaparecido por haber sido detenida:
http://www.huffingtonpost.com/2011/06/06/gay-girl-in-damascus-syria-lesbian-blogger-missing_n_872101.html
Apenas seis días después de la “terrible” noticia de su desaparición y detención, el día 12 de junio de 2011 se demostró que el blog era un fraude: era un blog que ni se escribía en Damasco, ni era de una mujer, ni de una lesbiana. Lo redactaba un individuo en lo Estados Unidos. Nunca más se supo de ese “individuo”.

III. CUANDO HAY MÁS MANIFESTANTES QUE POBLACIÓN
En tercer lugar, es llamativo cómo los medios occidentales han “inflado” las cifras de asistentes a las manifestaciones de la oposición. En efecto, resultaba un insulto a la inteligencia que la agencia France Prresse dijera que en Hama, donde viven 600.000 personas, había 500.000 manifestantes. Más absurdo resultaba decir, como hizo Le Monde que en dos manifestaciones, en Hama y en Deir Ezsur se congregaron 1,2 millones de personas, cifra muy superior a la de la población de esos lugares.
Sin embargo, las cifras no sólo casaban mal con las fotografías que permitían deducir que, como mucho, podría haber 20.000 manifestantes, cifra respetable pero muy alejada de la otra.
Es que la cifra de manifestantes… superaba a la de población en esas ciudades.

IV. LOS BEBÉS MUERTOS…NO ERAN SIRIOS
En cuarto lugar, ya desde el 30 de julio, se difundió por diversos medios que, debido a los cortes de electricidad que el Ejército efectuó en la ciudad de Hama para proceder a reprimir la rebelión, las incubadoras del hospital de la ciudad quedaron sin electricidad lo que provocó la muerte de varios bebés. Se difundieron incluso fotos. La cadena norteamericana CNN se hizo eco de esa “información” difundiéndola en todo el mundo el día 7 de agosto.
Luego se comprobó que esas fotos eran de un hospital de Alejandría (Egipto) y que, naturalmente, era falsa la “información”.

V. LA MARINA QUE NO DISPARÓ EN LATAKIA
En quinto lugar, ha habido otra intoxicación en relación a la represión de la rebelión en Latakia. Se ha dicho que en esa represión intervino la Marina siria, bombardeando los barrios rebeldes: así lo declaró EFE y Público.
Lo cierto es que en las imágenes difundidas se veía un barco pero no había ni una sola imagen de bombardeos desde el barco, lo que coincide con el testimonio de personas residentes en la zona que declararon que no hubo bombardeo en absoluto.

N. de la R.
Este artículo, que pueden ver en Desde el Atlántico, se publica con la autorización de su autor, Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago de Compostela.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826