El MLGEIIR solicita al Congreso de los Diputados que “retire o desposea” el Collar de la Orden de Isabel la Católica al dictador Teodoro Obiang Nguema, otorgado tras el cruento golpe de Estado del 3 de agosto de 1979

Los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, asistieron a una cena de gala que les ofrecieron el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang y su esposa Constancia Mangue en el palacio del Consejo Militar Supremo, tras intercambiar condecoraciones, el Collar de Isabel la Católica y la Orden de la Independencia (13 de diciembre de1979)).

Guinea Ecuatorial
Espacios Europeos (21/7/2020)
El MLGEIIR solicita al Congreso de los Diputados de España que “retire o desposea de las condecoraciones, Collar de la Orden de Isabel la Católica, Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica y la Gran Cruz de la Orden del Merito Civil, otorgadas a la cúpula golpista del 3 de agosto de 1979 en Guinea Ecuatorial, que instauró el régimen dictatorial de Teodoro Obiang Nguema”.

El escrito, firmado por Mateo Agustín Nzambi Meseguer, vicepresidente del MLGEIIR (Movimiento de Liberación Nacional III República), fechado el 14 de este mes, va dirigido a la Presidenta del Congreso de los Diputados de España, Meritxell Batet Lamaña, del que han tenido copia los portavoces de todos los grupos parlamentarios.

La directiva del MLGEIIIR hace esa petición amparándose en los artículos 1, 2, 3, 4 y siguientes de la Ley Orgánica 4/2001, de 12 de noviembre, reguladora del Derecho de Petición.

En el escrito se hace constar que en el BOE (Boletín Oficial del Estado) núm. 310, de 27 de diciembre de 1979, páginas 29651 a 29651 (1 pág.), se otorgaron sendas condecoraciones por medio de los Reales Decretos siguientes:

Real Decreto 2852/1979, de 12 diciembre, por el que se concede el Collar de la Orden de Isabel la Católica a Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, presidente del Consejo Militar Supremo de Guinea Ecuatorial.

Real Decreto 2853/1979, de 12 de diciembre, por el que se concede la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica a Florencio Maye Ela, Salvador Ela Nseng Abegue y Juan Manuel Tray y Mueri.

Real Decreto 2854/1979, de 12 de diciembre, por el que se concede la Gran Cruz de la Orden del Merito Civil a Fructuoso Mbo Oñan, Eulogio Oyo Riquesa, Félix Mba Nchama, Policarpo Mosuy Mba, Paulino Obiang Enama, Melchor Ndong Mba, Pedro Nsue Mba Angono, Pablo Esono Obama Eyang, Isidoro Eyi Monsuy Andeme, Tarsicio Mañe Asogo, Benito Edu Ngomo, Marcos Mba Ondo, Antonio Mba Nguema, Cristino Seriche Bioko y Alejandro Evuna Owono.

Es evidente –se dice en el escrito- “que tras el golpe estado del 3 de agosto de 1979, que derrocaba al gobierno constitucional de Guinea Ecuatorial, elegido en 1968 tras un proceso también manipulado, dada la circunstancia de que las organizó la dictadura, el 12 de diciembre de 1979”,  el Gobierno de España “premiaba a los orquestadores de dicho golpe de estado por los servicios prestados”.

El MLGEIIIR considera “vergonzoso” que el dictador más longevo del mundo, que ha “mostrado nulo respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas, quien ha cometido delitos de lesa humanidad ordenando torturas, detenciones ilegales, secuestros, asesinatos, quien ha mostrado a su vez su desprecio al Estado Español acusándolo públicamente de todo, no es merecedor  de tan alta distinción, tampoco lo son toda su camarilla golpista al legitimar una de las dictaduras más crueles de la actualidad”.

En su escrito, el MLGEIIIR reitera la vergüenza que supone para la democracia española que Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, y su camarilla, sigan hoy ostentando tan altas distinciones. Es por ello por lo que piden al Congreso de los Diputados de España que adopte las “iniciativas que correspondan o en su caso instar al gobierno invalidar y revocar de manera efectiva las mencionadas condecoraciones”.

El escrito finaliza así: “Desde el Movimiento para la liberación de Guinea Ecuatorial III República, valoramos altamente el papel eficaz y excelente desempeñado de su institución y por los loables esfuerzos realizados en pro del respeto y la promoción de los Derechos Humanos por doquier y le rogamos encarecidamente que tenga a bien contribuir a que nuestra petición sea resuelta”.

No hay duda que la petición del MLGEIIIR es un auténtico varapalo para la dictadura que gobierna con “mano de hierro” al pueblo de Guinea Ecuatorial.

Un dirigente de ese movimiento nos ha comentado que esperan “que el Congreso de los Diputados de España acceda a nuestra petición, pues es una auténtica vergüenza que el dictador y los que aún viven y que le acompañaron en ese golpe de Estado, sigan en posesión de esas condecoraciones. Es inadmisible”.