Cristóbal Páez, exgerente del PP

España
Espacios Europeos (12/3/2021)
El pasado lunes se reanudó el juicio por la supuesta ´caja B´ del Partido Popular (PP) con declaraciones del extesorero Luis Bárcenas, acusado por la fiscalía anticorrupción de presuntos delitos de apropiación indebida, falsedad documental y contra la Hacienda Pública, por los que solicita cinco años de cárcel. En la actualidad, Bárcenas cumple condena de 29 años de prisión por la trama Gürtel.

Cristóbal Páez, exgerente del Partido Popular, también acusado junto a Bárcenas, nos ha dejado esta semana declaraciones muy interesantes sobre su relación con el extesorero y senador popular.  En sus declaraciones ante el tribunal, Páez nos mostró un retrato de cómo estaban las relaciones entre los ejecutivos del partido.

Páez describió el mal ambiente que se respiraba en la sede de Génova, situación que planteó en su momento a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal: «El presidente me dijo que no le complicara la vida«, dijo el exgerente.

La queja no le debió gustar a Rajoy, pues más tarde le comunicó que iba a hacer cambios en la sede central, y que no contaba con él para la gerencia, pero que le mantendría el sueldo y el despacho.

El exgerente manifestó al tribunal que «en ese fuego cruzado, Bárcenas empieza a desconfiar de mí. Yo le cuento a [el exministro] Ángel Acebes que yo me encontraba en una posición difícil e incómoda. La secretaria de Bárcenas me cita con él en su despacho, él se pone muy violento conmigo, me arrojó un mechero que pude esquivar, me amenazó, me dijo: ‘Estás muerto, acabado’. Luego me pide unas disculpas que yo veo forzadas«.

Páez incide en sus comentarios sobre Bárcenas: «A mí me sorprendió que Bárcenas, tras haber cesado de todos sus cargos en el partido, siguiera allí –en la sede del PP-. A mí me dijeron que quien asumía entonces las funciones de tesorería era la secretaria general (María Dolores de Cospedal). Ella me dijo que no despachara con él y él (Bárcenas) me dijo que no despachara con ella. Rajoy me dijo que despachara con Cospedal y Bárcenas se puso furioso«.

Otros comentarios-declaraciones sobre Bárcenas fueron las siguientes:

Normalmente el señor Bárcenas no hablaba con Unifica. La mecánica era siempre la misma. Negociábamos planta por planta. Lo último era lo económico. Lo primero la distribución. Entonces pasaban presupuesto. Las primeras plantas las discutimos mucho porque nos parecía caro«. »

-“Bárcenas era alguien intocable. Era una persona a la que todo el mundo le teníamos un respeto… No le voy a decir que nos separábamos en los ascensores, pero casi. Era una persona muy poco accesible”.

Era una persona muy reservada, trabajaba con la puerta de su despacho cerrada aunque no hubiera nadie. Era mi jefe, yo lo respetaba”.