España, 01-10-2016

¿A quién votar?

javier-perote-con-un-amigo-saharauiEspaña/Sáhara Occidental
Javier Perote (23/5/2009)
Querida nieta: Comprendo la ilusión que te hace votar por primera vez ¡Ya eres mayor e importante!; y comprendo la zozobra que te produce el no saber a quién votar;  y me pides consejo…

Hace años no me hubiera sido difícil dar respuesta a tu pregunta. Entonces quizás yo tenía tanta ilusión como tú ahora. Yo creía en todo;  en la política, en los políticos, creía sus promesas, y no dudaba de su honradez. Valían todos. Por creer, creía hasta en la Justicia. Pero  a medida que a los políticos  se les ha ido cayendo  la careta tras la que ocultaban su realidad, a nosotros se nos han caído los palos del sombrajo del montón de ideales que habíamos levantado creyendo en sus promesas.

Al cabo de treinta años de experiencia democrática, los políticos ocupan los últimos puestos de aceptación en las encuestas de opinión. Parece que la política y los políticos no dan más de sí. Algunos llevan sentados en los escaños del Congreso desde las primeras Cortes Constituyentes y no dan señales de querer dejar el sitio a otro; son obedientes y aplauden cuando toca.

Pero esto no debería ser así. Es necesario cambiar tal situación y hacer  que los políticos se comporten con señorío y sean coherentes con lo que pregonan. Es corriente oír decir que se han perdido principios y valores éticos que antes estaban presentes en la sociedad española. Estoy de acuerdo, y considero que se deben recuperar  esos valores. Para empezar debemos exigir que nos tengan más respeto y entre otras cosas que cuando nos impliquen a nosotros abandonen ese estilo verdulero de andar siempre a la greña.

Ayer, cuando empecé esta carta no tenía muy buen día. Se nota en el tono un tanto pesimista, ¿verdad?.  Pero hoy estoy de mejor humor y quizás cuando termines de leerla tú misma habrás encontrado la respuesta a tu pregunta: ¿a quién votar?

Uno de estos domingos me di una vuelta por el Retiro (Madrid). Hacía una mañana espléndida y había mucha gente paseando. Un grupo de personas bastante numeroso atrajo mi atención; escuchaban a alguien que desde un pequeño tingladillo les dirigía la palabra; y me acerqué a oír que decían. Eran los candidatos que se presentan a las próximas  elecciones al Parlamento Europeo por parte de UPyD; el partido de Rosa Díez. Como han vetado su presencia en todas las televisiones han salido a “hacer la calle” para darse a conocer.

Sin duda tu conoces el programa de la tele “Tengo una pregunta para usted”, por el que están pasando todos los principales políticos, pero a Rosa Díez no le dejan ir  por que  según la dirección de TVE no cumple los criterios periodísticos y de popularidad que se exigen  en el programa; además de que la presencia debe estar en proporción a la representación política que se tiene. Ya tuvieron buen cuidado de poner el limite justo donde no llegaba Rosa Diez, para que quedara fuera.

El Presidente de la Corporación RTVE, un “mandao”, se ha inventarosa-diezdo una aguda martingala para dejar fuera de este y otros programas  a Rosa Diez: no le deja ir al programa de la tele por que dice que no es “popular”, pero como no les interesa que se haga popular le impiden  ir a la tele.  Qué cara más dura, ¿verdad?  Sobre todo si se tiene en cuenta  que hasta ahora han acudido al programa, además de los líderes del PP y del PSOE, el portavoz de CiU, dos líderes distintos de IU y otros dos de ERC, pese a que estas dos últimas formaciones comparten el mismo grupo parlamentario y, en el caso de ERC, incluso con menos votos que UPyD. Sectarismo, arbitrariedad, falta de estilo, poco señorío, utilización partidista y desvergonzada  de RTVE y, en definitiva, un mal servicio a todos nosotros. Esta y otras “putadas” -perdóname la expresión- se las están haciendo a Rosa Diez para impedir que  nos llegue su mensaje. Le tienen pánico.

Una cosa que debería escandalizar, es que ni uno solo de los políticos ha levantado la voz para denunciar el trato discriminatorio que está recibiendo Rosa Díez. Algún día les tocará a ellos, no lo dudes.

Viéndola allí subida, micrófono en mano, dando cumplida respuesta a lo que la gente preguntaba, con  la soltura de una profesional, como si toda su vida se hubiera dedicado a vender peines o crecepelos milagrosos, empecé a pensar en aquellas valientes sufragistas de principios del siglo pasado, con sus sombreros de frutas y pajaritos, que exhibían sus pancartas reclamando la plenitud de derechos; algunas hasta pagaron  con la vida tal osadía.

Es la eterna lucha del débil frente a la opresión del fuerte. Rosa Diez: David frente a Goliat.

La recuerdo de verla  en tantos funerales de policías y guardias civiles, nuestros escudos como dice ella,  y de leer sus artículos y sus declaraciones, como cuando aún militando en el PSOE precisó que si había  que elegir entre “seguir las instrucciones del partido o cumplir el compromiso adquirido con los ciudadanos”, se quedaba “con lo segundo”.

Entonces llevaba el pelo teñido de rojo, como de pimentón. Los socialistas no supieron interpretar aquel mensaje subliminal, estaban ciegos;  pero cuando se dieron cuenta ya era tarde: se trataba de las pinturas de guerra; desde entonces no ha parado de dar caña. Así define ella misma a Unión, Progreso y Democracia: es un partido nuevo que ha nacido ante la necesidad que tiene nuestro país de una nueva formación política española, nacional, que defienda sin complejos ni hipotecas el orden constitucional y la regeneración democrática. Y que está dispuesto a revisar las leyes, la Constitución incluida, para garantizar un mayor grado de igualdad y libertad para todos.

Un partido político que no se limite a hacer un diagnóstico sobre la situación, sino que aporte también sus propuestas de solución. Y que les obligue a los demás a comportarse como partidos nacionales, lejos de los sometimientos a partidos políticos que no creen en el Estado.

Para no extenderme mucho te doy un enlace donde puedes consultar el programa político www.UPyD.es.

El ideario político de UPyD es Inequívocamente nacional, laico, moderno, regenerador de la democracia, que viene de la izquierda crítica y democrática y que incorpora en su seno a la mejor tradición del liberalismo político, heredero también de aquellos liberales de Cádiz, de la Constitución de 1812, que apostaron por el cambio político y social y el derecho de ciudadanía.

Hay quien pone mucho interés en recordar  su presencia como consejera en un gobierno vasco. Ella misma lo cuenta: yo fui consejera de un gobierno decidido por el PSOE para constitucionalizar al nacionalismo vasco. Aquello fue una apuesta de Estado, no para conseguir poder. Tratábamos de conseguir que el PNV apostara por el orden constitucional.

Otra cosa, muy importante, que te quiero resaltar del partido de Rosa Diez (UPyD) es su compromiso con el pueblo saharaui. Es el partido que defiende con más  energía los derechos de los saharauis.

Hace escasos días se ha celebrado un acto en el cual Fernando Maura, candidato en estas elecciones por UPyD,  se ha comprometido  a trabajar con todas su fuerzas para conseguir de Europa todo el apoyo necesario para que se celebre el referendo de autodeterminación del pueblo saharaui.  Ha prometido viajar  a los campamentos de los refugiados, donde ya estuvo antes la misma Rosa Diez, y extender su visita hasta las zonas liberadas como forma testimonial de reconocimiento de la Republica Saharaui. Esto debemos tenerlo todos muy en cuenta por la deuda histórica que tenemos con ese pueblo que fueron ciudadanos españoles como cualquiera de nosotros.

No podemos consentir que el Gobierno nos implique al resto de los españoles en una política tan abyecta como  traicionar nuevamente al pueblo saharaui en virtud de oscuros intereses, apoyando a Marruecos en su política de anexión del territorio del Sáhara Occidental.

Un beso,  y vota


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826