España, 11-12-2016

Campaña electoral navideña

urnaEspaña
Joaquín Arnalte Fuertes (3/11/2015)
¿Por qué se convocan unas elecciones generales bajo el manto de los villancicos y presididas por el portal de Belén? Porque se ha buscado el escenario más favorable para una maquinaria electoral dirigida por los poderes económico-financiero-empresarial.

Sabemos que es una época del año muy particular. Media España viaja a la otra media expandiendo generosamente los virus invernales, abrazos y presentes entre familiares queridos, “síntoma inequívoco de que buena parte de los habitantes de este país no viven donde quieren, sino donde el mercado laboral les ha llevado, desdibujando la red familiar y social”.

Los rituales de compras, verdadero motor navideño, nos tendrá muy ocupados desde principio de mes. Las empresas y trabajadores organizarán sus comidas conciliadoras. Los niños y las comidas familiares pasarán al primer plano de nuestra existencia, etc. Total, que andaremos muy ocupados más allá de jornadas laborales y los cotidianos cuidados y mantenimiento de la vida.

Por lo tanto, anulado el activismo político en la calle por el frenesí navideño, la campaña electoral va a quedar marcada, más que nunca, por los grandes medios de comunicación. Los públicos, que sometidos a una ley discriminatoria, vulneran la igualdad de oportunidades entre las distintas opciones políticas. Y, los privados, “aquellos donde la financiación y la capacidad de endeudamiento de los grandes partidos manda gracias a la permisiva ley de financiación de los partidos, al control político y falta de competencias del Tribunal de Cuentas”.

Ambos nos van a ofrecer un menú basado en propaganda electoral, programas de diversión, nostálgicos, deportivos, culinarios y estilismo navideño, etc., entre  millonarios anuncios de colonias, joyas, coches, juguetes, turrones y espumosos. Ingesta difícil de digerir para una sociedad en la que impera el consumismo y la desafección política afrontando una cita en la que las fuerzas del cambio no han sido capaces de llegar a la unidad tan deseada por la ciudadanía más comprometida.

Por si fuera poco, hay que contar con el déficit democrático que supone el voto robado de cerca de 2 millones de emigrantes con derecho a voto allende nuestras fronteras; de los que sólo 80.000 pudieron votar en elecciones europeas de mayo del año pasado y apenas 100.000 en las autonómicas y municipales del 24M, gracias al excluyente procedimiento administrativo.

Nos encontramos, pues, ante una vuelta de tuerca más en la pérdida de soberanía democrática de la ciudadanía, que no dispone de herramientas válidas para ejercer su poder más allá del corsé impuesto por el viejo modelo político (PP-PSOE) apuntalado por el nuevo y emergente encabezado por C´s.

Restablecer el equilibrio entre poderes fácticos e institucionales y la población exige medidas que devuelvan a ésta lo que jamás debió perder: su capacidad de ejercer de contrapoder, el poder soberano.

Es necesaria la reforma de la Ley Electoral para una mayor proporcionalidad y equidad del voto, reducción de la distancia entre los representantes y los representados y rendición de cuentas, igualdad de oportunidades a todas las opciones electorales, listas desbloqueadas, eliminación de la barrera electoral del 3%, así como el cambio de la Ley D’Hondt por la de Hare (que no produce un sesgo a favor de las mayorías). Eliminación del requisito de avales acompañado de una limitación del acceso al censo electoral para el conjunto de formaciones, etc.

Incorporar la iniciativa legislativa popular revocatoria de leyes o que pueda modificar parte e incluya Referéndums vinculantes. La regulación de plebiscitos y referéndums a petición de la ciudadanía, ayuntamientos y comunidades autónomas. Mecanismos revocatorios de cualquier cargo. Creación de los Consejos Ciudadanos y elaboración de un Estatuto de la función política. Obligaciones de transparencia favoreciendo el acceso a la información generada por las instituciones como un derecho y patrimonio de todos, obligando a las instituciones y representantes públicos al suministro de información basada en la apertura a todos los niveles de manera estructurada, accesible y pudiendo ser reclamada su cumplimiento. Regulación de la relación entre lobbies e instituciones públicas. Figura del Oficial de Rendición de Cuentas, y un largo etc.

En estas elecciones nos jugamos algo más que 4 años de recortes y austeridad, seguramente la oportunidad de tener un futuro digno y en paz para nosotros, para nuestros hijos y para el planeta, y se nos ofrece como un sainete entre bambalinas navideñas. No lo permitamos, ejerzamos como ciudadanos libres y socialmente comprometidos revelándonos al rol diario de ser unidades reproductivas, productivas y de consumo, en un año en el que hemos liquidado las distintas citas electorales (municipales, autonómicas y ahora generales) para seguir un largo desierto de 4 años de cheque en blanco.

Que ustedes sean felices y disfruten de un merecido descanso.

N. de la R
El autor es Coportavoz de EQUO-Almería.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826