España, 09-01-2019

La Seguridad Ciudadana, un aseo portátil en la mansión de un diputado nacional y la acción de ciertos incívicos ciudadanos

Aseo portatil para los Guardias Civiles que velan por la seguridad de un diputado afincado en La Navata (Galapagar).

Galapagar (Madrid)
Alejandra Durrell (31/12/2018)
Hace unos meses visité Galapagar, en concreto La Navata, zona que se ha puesto de moda y no porque en ella moren Pablo Iglesias e Irene Montero, diputados nacionales por Podemos, a los que les deseo que se sientan felices en este lugar en compañía de sus dos hijos. La Navata es casi como un paraíso, y ello a pesar de algunos incívicos ciudadanos que riegan aceras y caminos con las “cacas” (cagadas) de sus perros. La culpa no es de los canes, pobres ellos, sino de sus incívicos y mal educados amos.

Ya que tal ralea de individuos e individuas no es capaz de cumplir con las más mínimas normas de convivencia y menos aún con las municipales, rogamos, imploramos, suplicamos, al Ayuntamiento de Galapagar que proceda contra ellos.

Otro espécimen de ciudadano incívico y peligroso para la seguridad vial, es el de aquellos que aparcan su automóvil donde les da la gana. En especial lo hacen en las esquinas de las calles Picasso y Las Monjas, que dan a la carretera comarcal que va desde la estación de Renfe al centro del pueblo de Galapagar. El centro comercial SUPERCOR no se libra de ese comportamiento. Unos aparan en los pasos de peatones, otros suben el coche a la acera, mientras hacen la compra, degustan un café o vaya usted a saber.

Por cierto en mi deambular por la zona aprecié, con cierto pavor, el nefasto paso de peatones que hay a la entrada de la Urbanización Molino de La Navata. Y digo nefasto por no mencionar la palabra peligroso. Dicho paso de peatones está en la mismísima curva de la carretera, lo que impide ver si alguien está cruzando o no. Vamos, un peligro.

Hay más asuntos sobre tráfico, incivismo, malas señalizaciones, cámaras de visión que o no funcionan o que las imágenes que ofrecen son borrosas, pero ya tendremos ocasión de analizarlos y comentarlos el próximo año.

Pero de lo que sí quiero hablar, mejor dicho, escribir, es sobre la inseguridad que hay en esa urbanización, donde se están dando casos de robo de coches, entradas en domicilios –incluso por la puerta-, y sustracción de paquetes de las furgonetas de reparto. Pero lo peor no es eso, de lo que se quejan los vecinos es de la escasa presencia de la Guardia Civil y Policía Local. Algunos vecinos lo achacan a que unidades de la Benemérita se destinan a proteger la villa y hacienda de un conocido diputado de Podemos que habita en la zona.

Me hago eco de la “colocación de un aseo portátil en la protección de la vivienda de un miembro del Congreso de Diputados”, alquilada por un mes, a cargo del bolsillo de los miembros de la Unión de Guardias Civiles, que no del Ministerio del Interior.

No es ningún secreto que la vivienda -lujoso chalé-, objeto de protección y vigilancia es propiedad de Don Pablo Iglesias y Doña Irene Montero, diputados de Unidos-Podemos.

Desde aquí, ruego al Ministro de Interior, señor García-Marlasca, que haga las gestiones oportunas para que miembros de la Guardia Civil que custodian día y noche a la pareja de diputados, puedan miccionar, defecar y tomarse un cafelito sin ningún problema. Y de paso, que aumente la plantilla del cuerpo en esa localidad para que todos los ciudadanos y ciudadanas nos beneficiemos de la protección y seguridad de Policía Local y Guardia Civil.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal