La ausencia de Teodoro Obiang Nguema preocupa en las cancillerías occidentales

Teodoro Obiang Nguema condecora a su hijo, Teodorín (Foto de archivo)

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (29/5/2019)
Ya no son simples rumores, el Gobierno de Guinea Ecuatorial ha confirmado la ausencia en el país del presidente-dictador, Teodoro Obiang Nguema, alegando “motivos privados”. ¿Dónde se encuentra Obiang Nguema? Oficialmente no se sabe más que lo que dice ese comunicado y lo que circula por las redes sociales. Pero en esta ocasión, a diferencia de otras, hay algunos detalles que inducen a pensar que “algo grave está pasando”. ¿Está Obiang realmente enfermo de gravedad o son meras especulaciones?

La imperiosa necesidad de un cambio político en Guinea Ecuatorial es algo que la oposición viene reclamando desde poco después el cruento golpe militar que diera Obiang Nguema en 1979. Aunque forzados, también desean un giro de la política guineana los gobiernos occidentales, sobre todo el español, a pesar de que no lo exteriorice. Petróleo, gas, comercio y dinero, mucho dinero por medio, contribuyen a un lamentable silencio sobre lo que acontece en la excolonia española. Contribuye a ello la geoestrategia mundial y la rémora que nos han dejado los acuerdos de La Granja, suscritos con Francia en abril de 1983, entre François Mitterrand  y Felipe González. Por entonces España claudicó ante Francia a cambio de que abandonara su política de frenar la entrada de España en la CEE. Las consecuencias de esos acuerdos fueron perjudiciales para España, el pueblo saharaui y el guineano, además de perjuicios varios para el español.

Un diplomático español, ya jubilado, me dijo en una ocasión: Obiang es un sapo que todas las mañanas nos tenemos que tragar”, a lo que le respondí, “Sí, pero otros, junto con el sapo, engullen algo más.”

El mismo diplomático cita nombres de esos “tragadores”, yo le aporto otros que, por la expresión de su cara, no conocía. En cualquier caso, Obiang Nguema ha sido y es un personaje –creado por España- con el que los gobiernos españoles han mantenido unas relaciones plagadas de altibajos. Pero de esta cuestión ya hemos tratado en más de una ocasión, pero no desesperen lo volveremos a hacer en breve, con datos desconocidos hasta ahora.

En más de una ocasión se ha hablado, y publicado en internet, acerca de las enfermedades –reales o ciertas- del dictador Obiang Nguema, pero el final de ellas no dejaba lo que tantos esperan en Guinea Ecuatorial y en la diáspora guineana: el óbito del dictador. Quizás sea cruel decirlo, pero es así.

En esta ocasión, todo apunta a que el presidente-dictador de la excolonia española ha sido ingresado en un lujoso centro médico de Suiza. Lleva allí varios días y el régimen no ha podido sustraerse a las indagaciones, pesquisas y preguntas de algunos medios de comunicación. De hecho, el sábado pasado, desde Malabo y la Embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid, han reconocido la ausencia en el país de Obiang Nguema: “Para la tranquilidad de la opinión pública nacional e internacional, el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial informa que el Presidente de la República se encuentra en el exterior desde la noche del pasado sábado en viaje privado que le ha conducido a un país amigo», se dice en un comunicado oficial del gobierno guineano. Su hijo Teodoro Nguema Obiang, Teodorín, ha asumido las competencias de la Jefatura del Estado de acuerdo con la Constitución del país.

Fuentes fidedignas nos confirman que La Colina (uno de los palacios de Obiang en Malabo) “está cerrado a cal y canto”, y que el desconcierto en el país es total. Desde alguna cancillería con sede en la capital guineana han aconsejado a los miembros de la familia del dictador que no salgan de noche.

El entorno familiar de Obiang vive en constante estado de tensión, pasando horas y horas en reuniones, cónclaves y conspiraciones sobre la sucesión del dictador. La Constitución es clara y no hay duda: Teodorín es el sucesor. Pero las divergencias son muchas y los clanes toman postura.

A todo esto se une el nerviosismo provocado por el, supuesto, ultimátum al dictador dado por Estados Unidos para que abandone el poder y salga de Guinea llevando a su prole. Esto y la muerte de uno de sus hermanos le han “afectado enormemente”, de acuerdo con la opinión de otro informante.

“El dictador salió de Guinea Ecuatorial en un avión medicalizado, con médicos y demás personal sanitario de nacionalidad suiza. El destino provisional era Suiza. Pero pocos días después el dictador fue trasladado a Shangai, donde se encuentra.”, me dice la misma fuente, continúa: “Hay un elemento que no va a fallar es que su cumpleaños es el día 5 de Junio, suele ser una fiesta nacional, si se ausenta durante su cumpleaños; significará que está en un estado físico preocupante”.

Las idas y venidas de los familiares más cercanos, las ve así: “La suegra estaría en Malasia. Hay unos movimientos intensos de ida y vuelta de los aviones del dictador entre Dubai (donde vive uno de los hermanos de Constancia Mangue la mujer del dictador), Singapour, Malaisia y China.”

La CASA, como se conoce al CNI (Centro Nacional de Inteligencia) está al tanto de todo. Otra cosa es cómo actúen los poderes fácticos, sobre todo los políticos. Por ejemplo, el PSOE y PP, que han invertido mucho en apoyar a sus coligados guineanos. El Partido Popular, por diversas razones que no vienen al caso, se ha ido alejando de su estrategia de apoyar a un determinado líder opositor. Sin embargo, el PSOE persiste desde hace muchos años en mantener a su “partido hermano”, el CPDS (Convergencia Para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial), a sabiendas de que ese grupo no ostenta el liderazgo de la oposición guineana, ni dentro ni fuera del país.

Qué sepamos, ningún embajador en Malabo ha visitado o preocupado por los presos políticos guineanos. Los casos son muchos y en más de una ocasión lo hemos citado en este diario; tampoco la sede diplomática de España en Malabo se ha molestado en atender a las decenas de detenidos (secuestrados) sin actuación judicial alguna. La misma mala suerte han corrido las personas torturadas y, en no pocos casos, asesinadas en dependencias de algún cuerpo de seguridad del régimen guineano.

El caso más reciente, es el de decenas de presos que actualmente juzgan en Malabo, acusados de un supuesto golpe de Estado en las navidades de 2007, que el MLGE III R (Movimiento de Liberación de Guinea Ecuatorial III República), ha denunciado en más de una ocasión. El Gobierno de España, las agencias de prensa y demás medios de comunicación han mirado para otro lado.

Pero España –los gobiernos socialistas- mantiene otra postura con el CPDS. Para los gobiernos socialistas solo existe un partido y un líder opositor, que son el CPDS  y Andrés Esono, su actual secretario general. Otrora lo fue Plácido Micó, que según fuentes guineanas, ahora nada en la abundancia.

Un ejemplo de ese quehacer nos lo relata la Agencia EFE el 24 de abril de este año: “Chad pone en libertad al líder opositor ecuatoguineano Andrés Esono (…) que fue liberado (en Chad) tras dos semanas de detención en Chad (…) El dirigente opositor indicó que fue recibido a su llegada a Malabo por el embajador de España en Guinea Ecuatorial, Guillermo López Mac-Lellan”.

Andrés Esono y Cristina Narbona (Foto PSOE)

Que quede claro, no critico ese recibimiento ni la fotografía que se hicieron para inmortalizar el momento, simplemente censuro que no se haga lo mismo con el resto de opositores. Los actos de funcionarios al servicio del Estado nunca deben ser partidistas.

Ya va siendo hora de que se cree en el Congreso de los Diputados una comisión para que estudie lo que ha costado al erario público ese empecinamiento de Exteriores, especialmente en la etapa de Miguel Ángel Moratinos.

Las aguas en Guinea Ecuatorial andan tan revueltas que el PSOE ha llamado a consultas a su hombre, líder del “partido hermano” en Guinea Ecuatorial, para que les ponga al tanto de lo que, a su entender, sucede en su país. Esono se ha entrevistado con la presidenta del partido socialista, Cristina Narbona. La referencia de ese encuentra la dieron así: “… para dar cuenta de la situación de falta de DD.HH. en el país y felicitarnos por los resultados electorales”. Un viaje demasiado caro para solo eso.

Andrés Esono ha sido algo más explícito, afirmando que España debe implicarse de forma activa en la democratización de la antigua colonia española. Declaración que comparto totalmente.

España debe tomar parte activa en Guinea Ecuatorial –le guste o no a Estados Unidos o a Francia-, nuestra historia y legado cultural nos lo exigen, pero debe hacerse con la vista puesta en los intereses de la población guineana, a la que debemos mucho, y sin inclinarse por uno u otro grupo político, nos guste o no.

De seguir improvisando y aferrados al error, España perderá Guinea Ecuatorial como perdió Filipinas.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal