Hasta los que han colaborado con el régimen, ya se están dando cuenta…

Olusegun Obasandjo y Teodoro Obiang Nguema

Guinea Ecuatorial
Abaha (22/2/2020)
Tarde o temprano tenía que suceder,  es algo habitual en eso que se llama estrategia política. Ya hasta los que han colaborado con Teodoro Obiang Nguema, se están dando cuenta que la situación huele a chamusquina. La mejor prueba de ello ha sido la visita realizada el pasado día 19 de este mes de la delegación de la Organización para la Armonización del Derecho Mercantil en África (OHADA).

¿Por qué lo decimos? Pues muy simple. La delegación estaba presidida por el expresidente de la República Federal de Nigeria, Mathew Olusegun Obasandjo. Este hombre, al que algunos amigos le llaman el “hombre bombero” de la Unión Africana y, también, cómo no, de la llamada comunidad internacional, o sea la comunidad de los que mandan. Y, por si esto no fuera bastante, Mathew Olusegun Obasandjo es miembro honorario o algo similar del Club de Madrid. En ese club ocupan silla, o la han tenido, los expresidentes Felipe González y José María Aznar.

En la actualidad, en Madrid, capital de España, un miembro o colaborador de ese club, viene manteniendo reuniones con un partido político guineano, por supuesto opositor a la dictadura de Obiang Nguema.

De acuerdo con lo que nos confirma un amigo que es experto en política africana, Mathew Olusegun Obasandjo es el personajes al que envían los “poderes fácticos” cuando se trata de “apagar”, amortiguar o “sacar tajada” de un conflicto que ha derivado en un serio enfrentamiento armado que no conviene o que su evolución es un auténtico esperpento que por su mala imagen no conviene a los amos del mundo.

En la actualidad Mathew Olusegun Obasandjo es un destacado representante de la oposición al régimen nigeriano, aunque la ejerce entre bambalinas y viajando de un lado para otro, con un sueldazo, por supuesto.

Ahora le han debido encomendar que fuese a Malabo –ha ido y regresado- para entrevistarse con Teodoro Obiang Nguema y, quizás, ponerle al tanto de lo que debería hacer. Pero a estas alturas de la película –como se suele decir-, creemos que el dictador no le hará mucho caso. Bueno, depende de lo que opine la primera dama, doña Constancia.

Activistas guineanos, entre los que se encuentran miembros del MLGEIIIR, están preparando una manifestación importante a celebrar en Madrid. Desconocemos la fecha, pero sí el lugar, que si nuestras fuentes son ciertas, sería frente a la Embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid. Mal asunto. El lugar está lejos, por allí hay pocos paseantes y menos prensa. ¡Amigos, elijan otro sitio más concurrido y que tenga más efecto mediático! Ir allí es como fabricar hielo para vender en Siberia.

Y otra cosa. Nos comentan, y recibimos con preocupación, la presencia de todo un Obispo de no sabemos qué religión, al parecer de la América Hispana, que alguien va a contratar para que les dé un cursillo de cómo llevar a cabo con éxito la celebración de manifestaciones.

Una de dos, o es una broma; o es que algunos, visto que captan pocas ayudas institucionales de España y Europa, y en su desolación y desesperación, se lanzan a hacer lo que sea por salvar a los secuestrados en Sudán del Sur.

Mucha reunión, varios encuentros, pero el Gobierno de España, la clase política y la UE, se mueven como las tortugas de Luba, a dos kilómetros por hora, en tierra.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal | CONTACTO