¿Lucha por la salud de los madrileños o por el poder político?

Ayuso y Sánchez, dos caras de la misma moneda.

España
A. D. (9/10/2020)
Madrid, sobre todo la capital, ha sido siempre un auténtico campo de batalla entre el PP y PSOE; incluso la batalla se ha dado casi siempre dentro de los dos partidos, especialmente entre los socialistas, hasta que accedió Pedro Sánchez a la secretaría general. El enfrentamiento entre los socialistas por hacerse con el control de la capital de España ha sido sempiterno. Y es que liderar las instituciones madrileñas da mucho prestigio y poder.

Pero lo que nunca habíamos podido pensar ha llegado y es la “guerra” a muerte entre el gobierno central y el de la Comunidad de Madrid.

Tras varias amenazas de Pedro Sánchez a Isabel Díaz Ayuso, y la dudosa posición del vicepresidente de la comunidad madrileña, Ignacio Aguado (Ciudadanos), se acordó celebrar una reunión, cónclave, que tuvo lugar el pasado día 20 de septiembre, jornada en la que a duras penas se alcanzó un acuerdo

El objetivo –se dijo- era coordinar la actuación de ambas administraciones frente a la COVID-19. La reunión, organizada por Iván Redondo y Miguel Ángel Rodríguez -los dos “sacamantecas, como llamaba Alfonso Guerra a los “asesores” de imagen y comunicación, consistía en alcanzar un acuerdo para afrontar juntos la crisis sanitaria a causa de la pandemia.

El encuentro tuvo lugar, con gran boato en la presentación, en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol. Ayuso le pidió al presidente del gobierno –como había hecho anteriormente en numerosas ocasiones- que se realizasen pruebas serológicas (test de coronavirus) a todas las personas que lleguen a Madrid por avión y AVE; también le pidió que el Ejército, Guardia Civil y Policía Nacional colaboran para que el confinamiento de determinadas zonas se realizara con ciertas garantías.

Pero el acuerdo, que lo hubo, al menos sobre el papel y de cara a las cámaras, duro poquísimo. El ministro de Sanidad, Salvador Illa y el portavoz de la pandemia, Fernando Simón, se encargaron de ello, cuestionando las medidas impuestas por la comunidad de Madrid y lanzando duda tras duda acerca del número de infectados que aportaba Ayuso. Illa y Simón llegaron a acusar a las autoridades sanitarias de Madrid de facilitar datos “falsos”.

El espectáculo de la clase política, con continuos enfrentamientos, encrespa a la ciudadanía. Hoy se ordenan unas normas, maña otras y así día tras día. Hoy se recomienda una cosa, mañana otra. En ese desquiciante modelo de gobernar entra el gobierno de la nación y hasta la OMS, la ONU guarda silencio y quizás sea mejor así. El saludo, la distancia social, el tipo de mascarillas, las zonas de confinamiento, las vacunas, todo es incierto, imprevisible y cambiante.

Como es sabido, la Comunidad de Madrid recurrió a la Justicia las medidas impuestas por el gobierno central, y el pasado día 8 de este mes, el TSM echó abajo las medidas decretadas por el Ministerio de Sanidad. Un éxito, al menos de momento, para Ayuso. La Justicia dio la razón a Ayuso, acabando así con el cierre de Madrid impuesto por el gobierno PSOE-Unidas Podemos.

Duelo a garrotazos, pintura de Goya.

La sentencia emitida por el TSM dice que el gobierno central no ha abordado una reforma de «nuestro marco normativo» para combatir la COVID-19. Literalmente los magistrados dicen que «Resulta llamativo que ante el escenario sanitario descrito no se abordara una reforma de nuestro marco normativo más acorde con las confesadas necesidades de combatir eficazmente la pandemia del Covid-19 y afrontar la grave crisis sanitaria que padece el país, pese al consenso doctrinal existente acerca de que la regulación actual de los instrumentos normativos que permiten la limitación de derechos fundamentales, con el objeto de proteger la integridad física (artículo 15 CE) y la salud (artículo 43 CE), íntimamente conectados entre sí, resulta ciertamente deficiente y necesitada de clarificación».

Siete meses han pasado sin que el Gobierno de España legislara para tratar de acabar o frenarla pandemia.

A todo esto, Pedro Sánchez lanzó un ultimátum a Ayuso: o toma medidas la comunidad de Madrid o declararé la alarma el viernes. De acuerdo con esa amenaza, Sánchez convocó un Consejo de Ministros extraordinario a celebrar hoy viernes, 9 de septiembre, a las 8 de la mañana, hora que más tarde se cambió para las 12H. Sánchez comunicó a Ayuso que si no tomaba medidas para restringir la movilidad en Madrid o no pedía la declaración del estado de alarma, el Gobierno central lo haría.

Desde Argelia –viaje que molesta a Marruecos- el presidente del gobierno afirmó en el transcurso de una rueda de prensa que la situación de Madrid es “preocupante” y que por ello se debe tomar medidas para “doblegar la curva”.

Cierre de Madrid
Todo apunta a que el Gobierno central cerrará Madrid antes de las 15 horas de hoy, ya que el Consejo de Ministros celebrado esta mañana, presidido por la Vicepresidenta Primera, Carmen Calvo, ha decretado el Estado de Alarma para la Comunidad de Madrid. El gobierno pretende así evitar la ´operación salida´.

Ya lo saben, Madrid se encuentra bajo el estado de ALARMA, mientras España sigue bajo mínimos, liderando en la UE las cifras de desempleo, el número de infectados por el coronavirus, las desigualdades sociales, la caída del PIB y el aumento de la deuda pública. Pero eso sí, nuestro gobierno es optimista y se prepara para crear 800.000 puestos de trabajo.

Nosotros no entendemos nada, quizás ustedes sí.

 





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal