Aniversario del Golpe de Libertad a oscuras y sin público, mazazo de Rusia y la Operación Napoleón (I)

Teodoro Nguema Obiang, Vicepresidente de Guinea Ecuatorial

Guinea Ecuatorial
Abaha (6/8/2021)
Los últimos acontecimientos en Guinea Ecuatorial han hecho imposible la celebración del 42 Aniversario del llamado Golpe de Libertad (que más de una vez hemos dicho que fue un cruento golpe militar contra el presidente electo), la posición de Rusia (por primera vez manifiesta públicamente sus críticas) y la llamada -por nosotros- Operación Napoleón, frustran la celebración del 3 de agosto. Eso, unido a la pandemia, le ha venido muy bien al régimen para justificar la ausencia de actos públicos en fecha tan señalada.

Pero vayamos por partes. El pasado día 2 de este mes, el Vicepresidente Teodoro Nguema Obiang leyó un discurso en Bata con motivo del 42 aniversario del Golpe de Libertad.

No vamos a ahondar en las mentiras y tonterías que se suelen decir en estas ocasiones, y más en él. Solo diremos que ese golpe militar no devolvió –como dijo Nguema Obiang– al pueblo guineano “sus derechos, libertades que le fueron sustraídos y conculcados en aquel entonces”. No solo no se los devolvió, sino que persistió en limitar, profundizar y aumentar aquello por lo que se dice que luchó su padre. Por cierto, su padre, Teodoro Obiang Nguema, era la mano derecha de su tío, el derrocado presidente Francisco Macías.

Ese discurso, del que no hemos escuchado la voz del que lo lee, iba dirigido a ensalzar a las Fuerzas Armadas, a las que pueden necesitar pronto, pero de las que duda mucho acerca de su “lealtad”.

Nuestra honestidad será la mejor aportación para la mejor defensa de nuestro Pueblo, lo que le hará más respetado y sabrá cumplir mejor su importante labor si se mantiene al margen de los vicios, vandalismo y delincuencia que se registran en nuestra sociedad”, leyó el vicepresidente. ¿Nuestra honestidad?, dice, refiriéndose a las Fuerzas Armadas de las que él se siente parte, cuando no ha pasado un solo día en un centro militar de formación guineano o extranjero. Y de paso, osa “regañar” a sus ciudadanos a los que les pide que se aparten de los “vicios, vandalismo y delincuencia”. ¡Y lo dice él!

En sus lisonjas a las Fuerzas Armadas y cuerpos de Seguridad, en “el mensaje que dirijo a todos los que hoy han decidido sellar su compromiso con Guinea Ecuatorial en este acto simbólico”, se le escapó decir –bueno, al que lo ha escrito- eso de “los que hoy han decidido sellar su compromiso con Guinea Ecuatorial en este acto simbólico. O sea, que asistieron muy pocos y que encima fue un “acto simbólico”. Simplemente, un paripé para tratar de mostrar que el 3 de agosto de 2021 si hubo celebración, que ya sabemos que no.

Y el 3 de agosto leyó otro mitin en solitario –dicen que “con aforo reducido”-  por eso de la pandemia. Fue con motivo de la graduación y entrega de despachos a la 26ª promoción de oficiales y la 11º de Suboficiales. El acto minoritario por miedo a… la COVID-19, fue en la Academia Militar Interarmas General Obiang de Ekuku. Más de lo mismo.

Y, para tratar de enviar un mensaje de tranquilidad y recabar apoyos, su padre, el Presidente-Dictador, Teodoro Obiang Nguema, lanzó otro mensaje con motivo del golpe militar que dio hace 42 años, al que casi ninguno de sus compañeros de entonces ha logrado sobrevivir. Sin auditorio, que así nadie se molesta.

En uno de los pasajes de su oratoria, Obiang dijo que “de fuentes fidedignas, existen acciones de nuestros enemigos que confirman el deseo y planes de desestabilizar nuestra nación a través de mecanismos peligrosos para acabar con nuestra estabilidad”. ¿Estabilidad? Que se lo pregunten a los presos políticos, a los que no trabajan, a los que trabajan y no cobran, a las víctimas por las explosiones del 7-M, a los expoliados, etc., etc.

Como suele ser habitual en ocasiones de peligro, Obiang se dedicó a pedir añuda y colaboración a “todos los ciudadanos a que permanezcan vigilantes y que suministren información de los planes que puedan captarse para prevenir a las fuerzas del orden y de seguridad del Estado (…) El aumento de la propaganda negativa y ataques contra Guinea Ecuatorial y sus dirigentes por parte de potencias europeas, confirman la veracidad de estos planes”.

Para Obiang, la “única forma de atajar dichas maniobras es la solidaridad del pueblo, el Gobierno, las fuerzas políticas y demás poderes del Estado en el sentido de mantener un solo criterio”.

Obiang trató de responder a las medidas adoptadas por el Reino Unido contra su hijo Nguema Obiang: “la corrupción que es una lacra que sigue dañando y representa un obstáculo para nuestro desarrollo, por lo que debemos dirigir nuestro mayor esfuerzo para su erradicación”. ¿Acaso alguien puede pensar que Obiang Nguema no conoce la corrupción sistémica e impune que asola Guinea Ecuatorial? Por supuesto que la conoce, ya que todos los miembros de la Familia se benefician de  ese cáncer social.

Por si fuera poco, ahora el dictador y su mujer, Constancia Mangue de Obiang, se han erigido –a ellos mismos- una estatua de mármol de más de cuatro metros de altura, que “ha sido construido y financiado por los habitantes del Distrito de Mongomo”, según medios oficiales, noticia que no creemos. Ha costado 76 millones de Francos Cefas  La estatua es, por supuesto, del dictador. Una muestra del “amor y el cariño de los hijos de la Capital de Wele-Nzás hacia su Líder, S.E. Obiang Nguema Mbasogo”, en palabras de Alejandro Envoro Ovono, mandamás del PDGE de Mongomo.

Sobre la reunión de los oriundos en Mongomo, lo cierto es que ha sido un varapalo para la dictadura. Primero se suspendió, no se sabe si lo fue por el aterrizaje del helicóptero francés, o porque la asistencia era minoritaria. El caso es que, al menos hubo dos reuniones, o vayan ustedes a saber cuántas.

En una de esas reuniones, Obiang Nguema se refirió a los cuatro miembros del MLGEIIIR, secuestrados en Sudán del Sur en noviembre de 2019. Sobre los secuestrados, que cumplen condena en Oveng Azém, dijo el dictador.: “estoy pensando enviar una comisión para tener una reunión o una sentada con las familias y después ya se tomará alguna decisión; por ellos, no hay nada determinante en esta reunión”.

Ela anuncio de la creación de 4.000 puestos de trabajo en la Administración se ha vuelto como un boomerang contra los Obiang y su gobierno. Los jóvenes ya no se creen las promesas gubernamentales y han inundado las redes sociales con sus mensajes de protesta y denuncia. Y es que las elecciones están a punto de ser anunciadas. Con ese adelantamiento electoral la dictadura pretende calmar las críticas internacionales, incluso de Rusia. La posición de Francia y Reino Unido está clara. A España, ni está en el ajo ni se la espera.

El mazazo ruso a Obiang Nguema y la Operación Napoleón, serán analizados en la segunda parte.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal