Si sois la esperanza de la liberación de Guinea Ecuatorial, estamos perdidos

El vicepresidente Teodoro Nguema Obiang no se fía de los guineanos y se protege con guardaespaldas ´blancos´

Guinea Ecuatorial
José Eugenio Nsue (11/9/2022)
El gran y uno de los músicos míticos del África Central de todos los tiempos, el llorado Hilarion Nguema, decía en una de sus canciones emblemáticas, Quand la femme se fâche (Cuando la mujer monta en cólera): “Il ne faut pas donc jamais promettre à la femme lors qu’ on n’ est pas sûr de ténir tes engagements” (algo así como jamás se debe prometer a una mujer cuando no estás seguro de cumplir tus promesas); esta advertencia o consejo que el cantautor guineo–gabonés hace a los hombres para evitar la cólera impenitente e inmisericorde de las mujeres debe servir sobre todo a la oposición guineana en su lucha contra la dictadura imperante.

Estoy frontalmente en contra de aquellos paisanos dentro y fuera del país que acusan a la oposición verdadera de ser los culpables de las muertes, cárceles, torturas y todas las peripecias que sufren tanto los miembros como los afiliados y simpatizantes de los partidos de la oposición, asimismo atribuyen sus desgracias a los líderes a los que dicen seguir. Creo que este es uno de los lastres de los guineanos, el confundirlo todo, no querer entender, tampoco hacen nada para aprender y salir de la ignorancia. Ni los líderes son héroes ni supermanes, ni mucho menos son unos dioses; son personas de carne y hueso como tú y yo, pero que se creen capaces de dirigir en este caso una nación, creen estar suficientemente preparados física, mental, ética e intelectualmente y con sus ideas plasmadas en un programa y rodeados de colaboradores ‘leales’, ofrecen a los ciudadanos en forma de proyectos que son los partidos políticos para que les voten. Aquellos que, libres y voluntariamente, se adhieren a un partido lo deben hacer por convicción y por principios además deben concienciarse con que lamentablemente hacerlo en nuestro país donde la actividad política sigue siendo de altísimo peligro, acarrea riesgos incalculables; los opositores no son los asesinos ni los verdugos del país, no son responsables del sufrimiento físico de nadie. Hay que eliminar esta forma de pensar de los guineanos. Ni hay que seguir a Obiang por creer que es un dios, ni a Severo Moto, Salomón Abeso, Gabriel Nzé Obiang, Armengol Engonga, Andrés Esono, Celestino Okenve, Justo Bolekia o Weja Chicampo, etc., etc., por creer que son unos Spidermans.

Por otra parte, algunos guineanos somos conscientes de que ser opositor de verdad requiere un sinfín de requisitos imprescindibles y homologables con los perfiles de los demás opositores del mundo con la excepción o la particularidad de que además se es de la República de Guinea Ecuatorial. Se requiere: poseer un patrimonio personal para no tener la tentación de coger o apropiarse de lo público, una estabilidad financiera y económica tanto para cubrir las necesidades básicas de la unidad familiar como para tener una autonomía y posibilidades para moverse y relacionarse con los homólogos y conocer los lobys; ser leal, creíble, convincente y carismático; honesto, serio, trabajador y buen profesional para dar el ejemplo de lo que es buscarse y saber ganar la vida; en definitiva, el político verdadero ha de ser honrado, autoexigente y una persona que cumple con su palabra por eso algunos nos negamos a emprender esa aventura mal que nos pese porque reconocemos nuestras limitaciones y carencias, y parece que a nuestros opositores se les escapa esas cualidades que deberían ser el ABC de cualquier personaje público.

Venimos observando que el comportamiento de la clase política de nuestro país no es convincente ni es honesta entre ellos, carece de honradez, lo que es peor, no es creíble porque no cumple con su palabra lo que el ogro de Akoakam hace tiempo que se ha dado cuenta de ello y lo aprovecha para hacer lo que le salen de los cataplines porque sabe que nada le va a pasar. Esta falta de credibilidad y de palabra ha hecho igualmente que la población guineana desmoralizada por naturaleza, se desmoralice aún más. El pueblo guineoecuatoriano se siente como los niños que sus padres les prometen juguetes y chuches cuando viajan, resulta que a la vuelta no les traen nada; ellos se quedan decepcionados, desolados, tristes y se vuelven desconfiados porque se han dado cuenta que sus padres les han engañado.

¿Cuántas veces se ha oído de la oposición anunciar el retorno del exilio y plantarse a las mismísimas fauces del sanguinario dictador para hacerle frente, anunciar la convocatoria simultánea de las manifestaciones en Malabo y Bata con fechas concretas, dando ultimátum de 72 horas al régimen sanguinario que si no libera al secuestrado predicador Rubén Maye Nsue Mangue, sus seguidores iban a salir a la calle para que les detengan o maten también? ¿Cuántas veces se nos han anunciado la creación de Plataformas conjuntas de la oposición, Coaliciones y Uniones de partidos y activistas para una acción conjunta de la oposición contra la férrea dictadura obianguemista, iniciativas que en nada se quedan en aguas de borrajas?

Conociendo, como lo deben conocer, sus limitaciones en todos los aspectos: económicas, financieras, estructuras sólidas de sus formaciones, apoyos mediáticos y de potencias y organismos internacionales; y conociendo las capacidades con las que cuentan Obiang y su régimen (financiera para comprar desde las armas hasta las voluntades y así corromper a todo el mundo; control total de los recursos naturales del país que son objeto de codicia del Occidente y demás potencias como China y Rusia que están dispuestos a cooperar con ellos con tal de llevar su parte; control absoluto de las armas, lo que llaman ejército y tantos mercenarios, y el pueblo sometido…); entonces, ¿para qué prometer cosas que no pueden realizar porque no dependen de uno y para el colmo tampoco lo intentan siquiera? ¿Por qué soñar a viva voz cuando se sabe que los sueños sueños son? ¿No hubiera sido más prudente y pragmático prepararse y tener atados todos los términos, sondear todas las posibilidades previamente de forma discrecional antes de lanzar a los cuatro vientos las intenciones? ¿No habría sido más impactante y una prueba contundente de la imposibilidad de una apertura democrática en el país si una vez convocada la manifestación, se reuniera al menos la ejecutiva en la sede, y en la mañana de la convocatoria, hacer amago de salir juntos por la puerta con alguna pancarta y las manos en alto para que el pueblo y la Comunidad Internacional, si es que existe, vean que lo han intentado y los intransigentes e intolerables del régimen se lo han impedido?

Así no es como se anima al pueblo para que tenga esperanza y se anime a sumarse. Entre que la oposición incumple sus promesas, es desleal y deshonesta entre sus propios miembros, y el pueblo que debía armarse de valor, unirse y junto con los funcionarios y la sociedad civil para que pacíficamente se lleve a cabo una desobediencia civil (negar a trabajar; los profesores, sanitarios, jueces y magistrados, administrativos, comerciantes, vendedores de los mercados, etc., etc., todos o la gran mayoría en sus casas sine die), estamos perdidos, más que perdidos.


Vamos a tener que aguantar también al hijo, Teodorín Nguema Obiang Mangue para los otros 43 años con el agravante de que ese Tonto es la suma de déspota de su tío–abuelo Macías Nguema y su padre Obiang Nguema y el doble de inculto que los dos. En algo más de dos años que lleva al frente del país, ha apartado a todos los Ministros del (des) gobierno de su padre (más de 50 miembros del Gobierno desde los Primeros Ministros hasta los Secretarios Generales pasando por Ministros de Estado, Ministros, Ministros Delegados, Viceministros; no hacen absolutamente nada; él se ha ocupado de todo mandándoles a vaguear, deambular y a acostarse con menores grabando tales obcenidades con sus móviles y subirlos en las redes sociales); ha silenciado al corrupto Poder Judicial (hace a la vez de juez, fiscal y comisario, es el que manda encarcelar, manda detener, manda torturar sin la necesidad de nadie más; hasta aparta a los jueces y ordena su detención), ha ninguneado a todas las demás Instituciones del Estado (el Parlamento y el Senado ya eran inservibles, pero con él los ha reducido aún más en meras comparsas, no tienen ninguna actividad útil).

Si Obiang era el único y mejor hombre; Teodoro Nguema Obiang Mangue es “ECCE HOMO“: ESTE ES EL HOMBRE, ES EL HOMBRE; no le hace falta nadie a su lado, él solo basta y sobra; está capacitado y facultado para todo. En dos años se ha convertido en juez, médico, arquitecto, economista, informático, guardia de tráfico, militar, o sea un todoterreno y multiusos; si le da para detener a los tráficos, no se lo piensa; desacreditar a los jueces y magistrados insultándolos y arrestándolos, sin ningún problema; ordena auditorías, ejerce de juez…, lo peor es que promete tanto y hace tan poco; que si va a crear 4.000 puestos de trabajo, bajar el precio del internet y la telefonía, rebajar los precios de los productos de primera necesidad, iba a limpiar el país de la delincuencia, etc., etc., mas todo ha sido milongas, mentiras y engañabobos, y a pesar de eso el pueblo le aplaude mientras tanto seguimos llorando por nuestros hermanos secuestrados, torturados y asesinados; la última víctima ha sido Salvador Alogo Nvono natural de Nkue–Micomiseng, asesinado tras tres años de torturas que fue secuestrado en Camerún e internado en el Centro de torturas de Oveng Azem (Mongomo) donde le han asesinado y ensañan con el cadáver entregándoselo desnudo para su familia como si fuera un jabalí o un saco de yuca. Esta es la dura realidad de este país para que se lo toman a bromas aquellos que dicen ser capaces de librarlo. Qué desesperación.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Fuente: Radio Macuto.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal