Concentración ante la Audiencia Nacional, el juez Santiago Pedraz y Carmelo Ovono Obiang, hijo del dictador Teodoro Obiang

Mi Columna
Eugenio Pordomingo (8/2/2024)
En un comunicado de prensa, los familiares de los guineanos secuestrados en Sudán del Sur en noviembre de 2019 por la dictadura de Teodoro Obiang Nguema, invitan a los medios de comunicación a participar en la concentración que tendrá lugar hoy, 8 de febrero de 2014, en las proximidades de la Audiencia Nacional en Madrid, en la confluencia de las calles García Gutiérrez y la calle Génova. El acto se celebrará entre las 10:00 y 14:00 horas.

El comunicado dice así:

Los graves hechos que se juzgan en estos tribunales afectan a dos ciudadanos españoles y a otros dos ciudadanos ecuato-guineanos. Uno de los dos españoles falleció hace ya un año en las cárceles de Obiang y todavía no han obedecido a las órdenes para la repatriación del cadáver, incluidas las que provienen de resoluciones de la propia Unión Europea.

Los secuestrados que siguen vivos, están “encarcelados siguen siendo torturados y se les niega cualquier contacto con el exterior, incluido el consulado español en Guinea Ecuatorial.

Ante la pretensión de ceder el caso a los tribunales de la dictadura guineana nos oponemos de la forma más tajante pues ello significaría la desaparición definitiva de nuestros familiares y el olvido de toda la causa.

 Les rogamos nos ayuden a evitar estas injusticias y a difundir y apoyar una causa que creemos absolutamente necesaria en pro de la libertad, la justicia, la democracia y la defensa de los derechos más fundamentales de los seres humanos. No podemos permitir que fallezca nadie más, ni español ni guineano.

Hay que recordar que  a mediados de noviembre de 2019, cuatro miembros del Movimiento para la Liberación de Guinea Ecuatorial (MLGE III R) fueron secuestrados en Sudán del Sur a donde llegaron con engaños desde Madrid. El nombre de los cuatro secuestrados –para que no se olvide- es el siguiente: Martín Obiang Ondo, Bienvenido Ndong ONDO, Feliciano EFA MANGUE y Julio OBAMA MOFUMAN –éste último muerto en extrañas circunstancias mientras cumplía condena en un presidio en Guinea Ecuatorial-, los dos últimos de origen guineano, pero con nacionalidad española y, además, exmiembros de las Fuerzas Armadas de España.

Durante años, este digital fue el único que publico noticias sobre ese trágico suceso. A los medios de comunicación españoles y de la Unión Europea se les hizo híspido publicar algo, no pareció interesarle nada de lo acontecido. Eso sí, se movilizan –hasta hay masivas manifestaciones por asuntos no tan trágicos, incluso algunos son pura superchería lanzadas por intereses espurios-, pero en el secuestro de Sudán del Sur, todo fue silencio. Hasta que a alguien, algún poder económico y/o político le interesó.

Familiares, miembros del MLGEIIIR y amigos ´removieron Roma con Santiago´ para saber de ellos y, sobre todo, tratar de lograr su liberación. Pero lo más importante era –muchos todavía no lo entienden- era luchar por que no fueran asesinados. Y así fue,  desde Espacios Europeos, con ayuda –sobre todo de dos destacados miembros de ese grupo político- logramos que vivieran. No pudimos evitar las torturas –descritas angustiosamente y recogida  en un audio que de forma milagrosa llegó a Madrid (por no dar más detalles).

Miembros del MLGEIIIR, secuestrados y juzgados ilegalmente.

Mil y una institución, nacionales e internacionales recibieron cartas y abundante documentación del secuestro y torturas, pero nada hicieron. Es más, en la mayoría de los casos ni contestaron con el preceptivo y manido ´recibido´. Por citar algunas: Congreso de los Diputados de España, Senado de España, Partidos Políticos españoles, etc., etc. La Iglesia Católica, ONU, Unión Europea, fueron también algunas de las instituciones “bregadas” a base de misivas y correos electrónicos.

Manifestaciones, ruedas de prensa, concentraciones, notas de presa y peticiones de entrevistas no dieron el resultado apetecido. Obvio es mencionar que casi nadie se molestó en conceder un encuentro con familiares o militantes de los secuestrados.

Todo apunta a que el secuestro de los cuatro dirigentes del MLGEIIIR se produjo el 15 de Noviembre de 2019, con la complicidad del Gobierno de Sudán del Sur, como ya comenté en su día.

Más tarde, cuando ya era inevitable ocultar que los cuatro secuestrados se encontraban en la durísima cárcel de Oveng Azem en Mongomo (Guinea Ecuatorial), vino la farsa judicial. Los cuatro, junto a varias decenas de ciudadanos guineanos y extranjeros, fueron condenados a penas de más de 90 años. Y ahí siguen, en la cárcel presidencial.

Hay que ser sinceros, y decir que desconocemos los esfuerzos, si es que los ha habido, de la embajada española en Malabo y del Ministerio de Asuntos Exteriores, pero en cualquier caso, el resultado ha sido nefasto. Eso delata la escasa influencia de España – vamos, que pinta poco- en asuntos internacionales.

Después, con motivo de los escándalos acaecidos a causa de las actividades del excomisario de la Policía Nacional José Manuel Villarejo y del también excomisario Carlos Salamanca, jefe cuando acaecieron los hechos que vamos a dedicar unas líneas, entre los cuales aparecen el haber aceptado regalos, “durante tres años, para dejar pasar de manera irregular por Barajas a ciudadanos guineoecuatorianos”, en la etapa en la que era responsable de la seguridad del aeropuerto internacional de Barajas-Adolfo Suárez (años 2006 y 2015). Salamanca y Villarejo fueron detenidos en 2017 en el marco de la ‘operación Tándem’. Tras cuatro meses en la cárcel de Estremera en Madrid, Salamanca está a la espera de ser juzgado, si mis datos son ciertos.

Juez, Santiago Pedraz

La Audiencia Nacional, Juez Pedraz y Carmelo Ovono Obiang, hijo del dictador Teodoro Obiang

La concentración de hoy, 8 de febrero, tiene por objeto denunciar “El envío a Guinea Ecuatorial el caso del secuestro de opositores del MLGEIIIR”. Ya publicamos la renuncia del juez Santiago Pedraz, a investigar a Carmelo Ovono Obiang, uno de los hijos de Teodoro Obiang Nguema, por secuestro, torturas  y desaparición de los cuatro opositores guineanos anteriormente mencionados.

En su auto, el juez Pedraz decide ceder la jurisdicción a Guinea Ecuatorial para que investigue a Carmelo Ovono, secretario de Estado de la Presidencia, algo que ha irritado a la oposición guineana sobre todo cuando el juez afirma en su auto que no duda de la “imparcialidad” de la justicia guineana.

Recordemos que ya, en su momento, mencioné que el régimen dictatorial de Guinea Ecuatorial fichó hace tiempo al exjuez del 11-M, Javier Gómez Bermúdez, como abogado en este y otros asuntos de familiares de Teodoro Obiang Nguema. El asunto, como vemos es complejo y embarullado. A lo que hay que añadir que el otrora exjuez, Baltasar Garzón defiende a Villarejo y al excomisario Enrique  García Castaño, conocido en el mundillo policial con el apodo El Gordo, aunque ahora parece ser que se ha desprendido de algunas grasas.

Por si fuera poco, a esta jeringonza se une el que Aitor Martínez, responsable de Internacional del despacho ILOCAD que preside Baltasar Garzón, lleva el caso de  los familiares de los opositores guineanos secuestrados y es quien ha recurrido el auto del juez Pedraz.

En próxima entrega emitiremos diagnóstico sobre Nexos.GE, Juan Carlos Ondo Angue, y otras operaciones políticas en marcha.

Espacios Europeos, Diario digital
La otra cara de la Política