España, 12-12-2017

La Justicia es incapaz de lograr que el comisario Sánchez Manzano (jefe de los TEDAX cuando los atentados del 11-M) comparezca en el juzgado

espacioseruoepoes.com (12/8/2009)comisario-sanchez-manzano
La Justicia ha sido incapaz de lograr que el comisario  Juan Jesús Sánchez Manzano comparezca ante la juez  del Juzgado de Instrucción nº 43 de Madrid, que se encarga de la denuncia que le acusa -en relación con los atentados del 11-M-  de haber cometidos delitos cuando era jefe de los Tedax (Técnicos de Desactivación de Explosivos).

La Justicia ha sido hasta ahora  incapaz de que el comisario Sánchez Manzano acuda al Juzgado a declarar, ya que la Dirección de la Policía -eso afirma al menos- no le ha localizado para hacerle entrega de la preceptiva citación judicial. Al parecer, tampoco lo ha conseguido el juzgado a través de sus agentes judiciales.

La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, entidad que presentó la querella contra Sánchez Manzano y una perito -identificada con el número 17632- de los Tedax, denuncia que el comisario conocía desde hace más de un mes que tenía que acudir a declarar y que, por tanto, consideran que su ausencia ha sido premeditada.

Recordemos que la Asociación de Víctimas del 11-M presentó el pasado mes de julio una querella contra el comisario de la Policía Nacional Juan Jesús Sánchez Manzano, responsable de los Tedax durante los atentados del 11-M en Madrid. La querella va dirigida también contra la jefa del laboratorio que realizó los primeros análisis de los restos del atentado.

Para esta asociación, tanto el comisario como la perito química cometieron delitos de omisión del deber de perseguir delitos, encubrimiento por ocultación de pruebas y falso testimonio. La actuación de Sánchez Manzano como la que fuera su subordinada tuvo, supuestamente, consecuencias en la sentencia del 11-M que impidió abrir otras vías de investigación.

Respecto a la actuación del laboratorio de la Policía Nacional, hay que recordar también  las declaraciones que Carlos Romero Batallán, uno de los peritos químicos del 11-M, hizo al diario “El Mundo”, el pasado mes de mayo. Batallán estuvo trabajando en un laboratorio con dos miembros de la Policía Científica y dos guardias civiles para corroborar o refutar la versión oficial: “Suscribo totalmente lo que dice Iglesias y se lo he comunicado al Colegio de Químicos (…) Nosotros no pudimos llegar a la conclusión tajante de que fue Titadyn porque no teníamos material suficiente (…) Hay cosas que son evidentes, nos quisieron tomar el pelo descaradamente. Está todo grabado. Hay que comprobar ahora que todo esos no lo hayan camuflado. En las grabaciones se ven todas las discusiones técnicas de la pericia, cómo nos han querido tomar el pelo y no nos hemos dejado, cómo irrumpe en la pericia gente que no tenía nada que ver con la pericia. Se ve todo lo que hemos padecido durante tres largos meses”.

Antonio Iglesias (químico independientes designado por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M), y autor  de un libro sobre lo que aconteció en el transcurso de su trabajo analizando los restos de los explosivos empleados en el 11-M. Iglesias analiza de forma exhaustiva el tipo de explosivo empleado, fundamental en la investigación, llegando a la conclusión que fue Titadyn y no Goma 2 Eco.

Por lo que se refiere a la “ilocalización” del comisario Sánchez Manzano, nos queda por decir que, al parecer, se encuentra de vacaciones realizando un crucero…

No nos cabe ninguna duda del uso que de las instituciones hace la clase política, conocedora de que en ningún caso habrá consecuencias personales contra aquellos que así actúan. Si se quiere progresar en cualquier sistema -cuanto más corrupto y con menos participación ciudadana, mejor- hay que ser sumiso a los dictados del mando.

¡Usted no sabe con quién habla! Yo forma parte de la nomenclatura…

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826