España, 17-12-2017

Rabat vuelve a exhibir sus músculos en Madrid

Haddamin Moulud Sgustavo-de-aristeguiaid (3/12/2009)
Desgraciadamente, la capacidad de Marruecos para mover, a su favor, los resortes del poder español ha sido, sobradamente, demostrada durante el otoño del año 1975.

Desde entonces, la clase política española viene vertiendo, sobre las espaldas del Gobierno de Arias Navarro, todas las culpas por la grave dejación de responsabilidades respecto del Sáhara Occidental. Pero ni un solo ‘mea culpa’ se ha entonado desde entonces.

Ahora, cuando el Gobierno de España vuelve a hacerle un favor de los que valen rafael-hernandooro, a Marruecos, éste vuelve a exhibir sus músculos en la capital de España.

Veamos como ejemplo la siguiente secuencia de hechos:

El portavoz del PP en materia de Inmigración, Rafael Hernando, hablando de política exterior dice, el día 17-11-2009: “Hay que abrir una investigación para depurar las responsabilidades políticas por presuntas violaciones de derechos humanos”, centrando tal investigación en Rubalcaba y Moratinos por estar, a su juicio “implicados en este tipo de fechorías”. Propone como solución “la devolución inmediata de la activista”.

Acusa a ZP de ser “cómplice” de “estas tropelías” que, para Hernando, “incluso podría tratarse de un secuestro”. Y juzga la actuación del Gobierno como “absolutamente indecente”. El día 18-11-2009, Rafael Hernando, añade: Pedimos la comparecencia de Moratinos para explicar el “trato indecente” dado a la activista y aclarar porqué las autoridades españolas “han consentido” que la activista entrara en España “de forma absolutamente ilegal”. Reemplaza a Rubalcaba para investigar “quién ha dado las instrucciones” para que Haidar entrara en España “en contra de su voluntad y sin la documentación que exige la Ley”. El Gobierno “ha obligado a funcionarios policiales, a un piloto y a una compañía aérea a incumplir la Ley” al traer a España a Haidar “en contra de su voluntad”.

Según Rafael Hernando “se ha bordeado la comisión de un delito que se llama secuestro y se deben dar explicaciones”. Para Rafael Hernando se trata de un “tema muy grave de respeto a los derechos civiles”. El 23-11-2009, Rafael Hernando afirma que la actitud de Moratinos es una “vergüenza” y le pide que convenza a Marruecos para permitir su regreso a El Aaiún. Y afirma que el Gobierno dio su visto bueno a una decisión “ilegal” puesto que Haidar no quería volver a Lanzarote.

Cuando Moratinos, cuan vendedor de pescado en una lonja, empieza a dar ofertas y, luego, a mejorar esas ofertas, como un auténtico postor, Rafael Hernando, tacha de “auténtico despropósito” las soluciones ofrecidas  por Moratinos. E insiste en que el Ejecutivo debe devolverla al Sáhara y dejar de ser “cómplice” de los “caprichos” de Marruecos.

Viendo, Marruecos, que el fuego empieza a quemar su cuerpo, hace entrar en escena al, hasta entonces, callado, portavoz de política exterior del PP, Gustavo de Arístegui, quien, el día 24-11-2009 y nueve días después de iniciada la huelga de hambre, dice: Cuando el Gobierno nos dé la información pertinente se podrá proceder. Hasta ahora lo que sabemos es que hay una situación enquistada y que no hay soluciones ni avances.

Es decir, no debió pasar gran cosa si diez días después aún no sabemos nada. Parece ser que hay una situación enquistada pero, en todo caso, España y Marruecos no tienen que hacer nada. Esto es lo que transmite Arístegui.

Cuando el periodista, asombrado, le pregunta por las declaraciones en las que Rafael Hernando acusa a Moratinos de ser cómplice de los caprichos de Marruecos, Arístegui señala: “no voy a decir más sobre lo dicho por Rafael Hernando“.

Dos días después, el 26-11-2009, Rafael Hernando, sigue penetrando en el terreno de la política exterior que corresponde a Arístegui y acusa al Gobierno de “plegarse como un felpudo ante los despropósitos” de Marruecos. Y además, Rafael Hernando añade: “Un Gobierno es amigo de otro cuando le ayuda a no cometer errores y a respetar la legalidad internacional y los derechos humanos y no cuando se pliega como un felpudo ante sus despropósitos: Eso es lo que ha hecho el gobierno y que han permitido la entrada ilegal de una persona a la que las autoridades marroquíes habían incautado el pasaporte”. Finalmente,  instó al Ejecutivo a cumplir las leyes para “que esta persona vuelva a su país con los suyos y se acabe con esta situación infame y vergonzosa para España y los españoles”.

Acreedor de un ‘Wissam Real’ (condecoración con la que Marruecos distingue a sus amigos que defienden la anexión del Sáhara Occidental), Gustavo de Arístegui, instigado por sus acreedores, sale en tromba el día 30-11-2009, para gritar: Haidar “no puede estar por encima de la Ley”. O sea, la culpa es de Minattu Haidar.  Y añade que este asunto “está siendo secuestrado por un sector público”. Es decir, emplea las mismas palabras que  utiliza su compañero de partido para orientar las miradas de la opinión pública hacia otro lado. Ya no es España, ni mucho menos Marruecos, quien secuestra a Minattu Haidar. Quien secuestra es, en sus palabras, algún sector de la sociedad.

Además ha advertido contra el numantismo de otras posiciones, recalcando que no es nada positivo. Aquí ya apunta con su dedo acusador al POLISARIO sin mencionarlo, al decir, ‘otras posiciones’. A las que recuerda que su numantismo no es nada positivo. Por si alguien aún no se ha enterado de hacia dónde se dirigen los dardos de Arístegui, éste aclara: “la estancia en el aeropuerto perjudica las negociaciones sobre el futuro del Sáhara”. E insiste en que la situación que vive Haidar “lo único que hace es enmarañar, enturbiar y enredar las negociaciones” sobre la ex colonia española. Y ya para dejar con claridad lo que piensa, venga o no a cuento, suelta: “hay que tener muy presente que no todos los saharauis son favorables al Frente POLISARIO”. Y termina diciendo: hay que buscar “una salida razonable al estancamiento de la crisis (…) El empecinamiento no es lo que debe prevalecer”. E insistió rechazando la posición “numantina”.

Chaddamin-moulud-saidiertamente el Partido Popular podría haber ganado, por goleada, al Gobierno si hubiera ajustado su juego a los intereses de España. Pero en lugar de hacerlo, ha preferido hacer campaña gratuita a favor de Marruecos. Y cuando el primer partido de la oposición desiste voluntariamente de aprovechar las oportunidades (y recordemos, aquí, que la oportunidad es, a la política, lo que la legalidad es, a la justicia) que ofrece el caso, no podemos sino concluir que alguna mano ajena maneja los designios de ese partido. Es decir, en España, Marruecos, tiene controlado hasta al principal partido de la oposición.

Y cuando eso se plasma de manera tan palpable como han dejado ver las palabras de Arístegui, a eso se le llama exhibición de músculos.

PD
Todos los medios de comunicación, a la hora de escribir el nombre de la activista saharaui, utilizan la grafía usada por Marruecos a la hora de escribir los nombres saharauis (Por ejemplo: Layoune, en lugar del correcto El Aaiún). Pues bien, Larosi Haidar, profesor de traducción en la Universidad de Granada, saharaui de nacionalidad y primo, para más señas, de la propia activista utiliza esta distinta grafía: Minattu Haidar. Yo, curándome en salud, prefiero usar el criterio académico en lugar del puramente policial.

No hay etiquetas para esta entrada.

Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826