China atiende la petición de la Ministra de Exteriores de España, y emprende acciones para combatir la epidemia de COVID-19

Más provincias chinas deján atrás el  

Internacional/España
Espacios Europeos (16/3/2020)
El digital Spanish.xinhuanet  nos informa que el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, afirmó ayer domingo que su país va a emprender acciones a fin de ayudar a España en su lucha contra la epidemia del COVID-19. Así se lo ha comunicado a la ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya, tras la solicitud que ésta hizo al gobierno chino.

China ha decidido proporcionar urgentemente un lote de asistencia de suministros médicos a partir de las necesidades de España, y abrir canales comerciales para que España importe equipo protector del personal y materiales médicos urgentemente necesarios”, comentó el Canciller chino.

En esa línea de apoyo, el ministro chino confirmó que su gobierno “alentará a las ciudades hermanas de España en China y a empresas chinas a que ofrezcan ayuda, y está dispuesta a fortalecer la compartición de experiencia, coordinar y organizar a expertos médicos de las dos partes para que sostengan videoconferencias, y a considerar el envío de grupos de expertos médicos en un momento apropiado”.

No hay que olvidar que China ha conseguido un “importante progreso en el combate de la epidemia y la victoria para derrotar finalmente la enfermedad está a la vista” -dijo Wang– que agregó que la “epidemia no tiene fronteras y que el mundo está presenciando los brotes con múltiples fuentes y en múltiples puntos”.

“Al comienzo de la epidemia, China, de una forma abierta y transparente, ha estado comprometida con la cooperación internacional en la batalla contra COVID-19, y actúa responsablemente por la salud y seguridad tanto del pueblo chino como de los pueblos del resto del mundo”, afirmó Wang Yi.

No hay duda que China ha “consolidado” su progreso en la lucha contra la epidemia causada por el COVID-19, y  ahora se apresta a ayudar a aquellos países que se lo soliciten, como es el caso de Italia y España.

De acuerdo con la información del digital chino, González Laya manifestó al canciller chino que “el gobierno español está tomando medidas fuertes para contener la propagación de la enfermedad, aunque el país está enfrentando algunas dificultades, tales como la escasez de suministros médicos”, a la vez que expresó “la esperanza de que China pueda proporcionar apoyo, incluyendo suministros médicos, y dijo que su país está dispuesto a organizar con China videoconferencias de los especialistas médicos de los dos países y a aprender la experiencia de China para superar la enfermedad”.

Un detalle importante, dijo el canciller Wang, expresando su esperanza de que el gobierno español otorgue gran importancia a la salud y seguridad de todos los ciudadanos chinos que se encuentran en España y les proporcione la atención médica necesaria, “China seguirá haciendo todos los esfuerzos para proteger la salud y seguridad de los españoles en nuestro país”.

Hay que recordar ahora, la visita que el 2 de diciembre de 2018 hizo a España el Presidente de la República Popular China, Xi Jinping y su esposa Peng Liyuan.  En aquella ocasión, hubo exceso de boato y escasez de pragmatismo. Poe entonces dijimos: “Unos acuerdos comerciales que, a nuestro entender, La Moncloa no ha estado a la altura de la visita. Nuestro gobierno ha podido ofrecer al Presidente de China la experiencia y tecnología en construcción de buques, ferrocarril, gestión de empresas, hostelería, productos farmacéuticos, etc.”

En contraposición, Portugal llegó a acuerdos más fructíferos para las dos partes: “La visita de Xi Jinping a Portugal, nos da la impresión que ha sido más fructífera. El país luso se ha sumado a la red de construcción de  infraestructuras (puentes, carreteras, centrales eléctricas, puertos, etc.) conocida como la Ruta de la Seda china. España no participa en ese macro-proyecto. El presidente portugués, Antonio Costa, afirmó durante el encuentro con el presidente chino, que su país será puente entre Asia y Europa para el transporte de mercancías a través del puerto luso de Sines”.

“Costa fue muy crítico ante la política de la UE de “vigilar” las inversiones chinas en algunos sectores, como el de la comunicación, y lanzó un mensaje muy claro a la UE diciendo que más vale que Bruselas se preocupe del Brexit, de la inmigración y de la política monetaria que de obstaculizar inversiones chinas en su país”.

“En cualquier caso, la visita de Xi Jinping a Portugal y España marcará un antes y un después, sobre todo si tenemos en cuenta la nefasta política económica llevada a cabo por la Administración Trump de recortes, sanciones y subida de aranceles”.

Sin duda, España debe reiniciar una política de total acercamiento y colaboración con China, postura que con seguridad va a seguir a partir de ahora la Unión Europea. Un nuevo mapa geoestratégico se vislumbra en el mundo.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal