China y la UE firman un acuerdo para fortalecer la comunicación y la cooperación en varios asuntos

China, Alemania y la UE negocian un amplio acuerdo: Foto de Spanish.xinhua

Internacional
Espacios Europeos (19/9/2020)
El pasado 14 de este mes, el presidente chino, Xi Jinping, mantuvo una reunión por videoconferencia con Alemania y la UE, en concreto con la canciller alemana, Angela Merkel (Alemania preside de forma rotatoria la UE), el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, según informa Spanish.xinhua. La conferencia, no presencial, tuvo como epicentro la capital de China.

El resultado de la videoconferencia fue el acuerdo firme de fortalecer la comunicación y la cooperación entre China y la UE a fin de “garantizar el éxito de la próxima serie de importantes agendas políticas entre China y la UE, ampliar la confianza política mutua, buscar beneficios mutuos sobre una base de ganar-ganar y defender el multilateralismo, y prometieron llevar los lazos a un nivel más alto”, según informa la misa fuente.

Los tres líderes anunciaron la firma del acuerdo China-UE sobre “indicaciones geográficas (IG), declararon su compromiso de acelerar las negociaciones del Tratado de Inversión Bilateral China-UE para alcanzar el objetivo de concluir las negociaciones este año, decidieron establecer un Diálogo de Alto Nivel China-UE sobre Medio Ambiente y Clima, y un Diálogo de Alto Nivel China-UE sobre Cooperación Digital, y establecer asociaciones verde y digital China-UE”.

El presidente de China, Xi Jinping, manifestó que la pandemia del coronavirus está acelerando cambios no vistos en un siglo, y “que la humanidad se encuentra en una nueva encrucijada ante múltiples desafíos comunes. Es aún más imperativo para China y la UE, como dos fuerzas, mercados y civilizaciones importantes, comprender firmemente la tendencia general de apoyo mutuo y cooperación unificada ante tales situaciones y promover inquebrantablemente el desarrollo sano y estable de la asociación estratégica integral China-UE”. Según Xi, el acuerdo entre China y la UE para servir “inyectar más energía positiva a los esfuerzos de respuesta a la COVID-19, la recuperación económica y la defensa de la justicia”.

En esa línea, el presidente chino propuso “cuatro principios”, a los que las dos partes deben “apegarse” para desarrollar y fomentar la relación bilateral. Los cuatro puntos son:

Primero. China y la UE deben apegarse a la coexistencia pacífica. Puesto que no existen sistemas políticos idénticos en el mundo, la coexistencia de múltiples civilizaciones representa la normalidad. “Mientras más firme sea la fuerza que sustenta la coexistencia pacífica China-UE, más podrán garantizarse la paz y la prosperidad mundiales.

Segundo. China y la UE deben apegarse a la apertura y la cooperación. China está trabajando en favor del objetivo de alentar una nueva arquitectura de desarrollo de doble ciclo con el ciclo nacional como fundamento y con el desarrollo nacional e internacional reforzándose mutuamente. “China buscará una mejor interconectividad y efectividad entre los dos mercados y los recursos de las dos partes, para promover el desarrollo común de manera más robusta y sostenible”.

Tercero. China y la UE deben apegarse al multilateralismo. Xi enfatizó que China está lista para trabajar con la UE para intensificar el diálogo y la coordinación a niveles bilateral, regional y mundial, permanecer comprometida con el panorama de gobernanza mundial caracterizado por la consulta, la aportación y los beneficios compartidos, defender el orden y el sistema internacionales con la ONU como núcleo, y promover las soluciones políticas para los asuntos candentes internacionales y regionales.

Cuarto. China y la UE deben apegarse al diálogo y la consulta. “China y la UE tienen que permanecer comprometidas con la tendencia dominante de la cooperación, resolver los malentendidos a través del diálogo, superar las dificultades a través del desarrollo y manejar apropiadamente las diferencias“.

El presidente Xi afirmó que “las dos partes deben establecer asociaciones verdes“, para participar constructivamente en el proceso multilateral global de “abordar el cambio climático y proteger la biodiversidad mundial, apoyarse para realizar la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en Glasgow el próximo año y promover la XV Conferencia de las Partes de la Convención sobre Biodiversidad en Kunming con el fin de alcanzar resultados positivos, y contribuir al desarrollo sostenible mundial”.

Especial mención hizo Xi a la esperanza de China acerca de que la Unión Europea “mantenga abierto su mercado de comercio e inversión, aliente un ambiente de negocios abierto, equitativo, justo y no discriminatorio y proteja los derechos e intereses legítimos de las compañías chinas”.

En relación con la pandemia mundial causada por el COVID-19, el presidente chino aludió a la necesidad de “reforzar la cooperación en investigación y desarrollo de vacunas, esforzarse por hacer de las vacunas bienes públicos globales disponibles de forma universal y adoptar plenamente la disponibilidad y asequibilidad de las vacunas en los países en desarrollo”.

África fue, asimismo, asunto que preocupó a las dos partes, que asumieron llevar a cabo acciones firmes para el “alivio de la deuda de ese continente”.

Por supuesto, el presidente chino hizo mención a Hong Kong, afirmando que la “esencia de los asuntos es salvaguardar la soberanía, seguridad y unidad nacionales de China y proteger los derechos a vivir y trabajar en paz de las personas de todos los grupos étnicos”: “Chin se opone a cualquier persona o fuerza que genere inestabilidad, división y caos en China y a que cualquier país intervenga en los asuntos internos de China“, afirmó Xi.

La UE se manifestó dispuesta a colaborar con China para reforzar el diálogo, “promover la confianza mutua e impulsar la cooperación en ámbitos como economía y comercio, inversión, economía verde, cambio climático, biodiversidad y desarrollo sostenible para más logros”.

Xi Jinping

En esa videoconferencia no quedó al margen el asunto de los derechos humanos en China. Las dos partes quedaron en tratarlo en base a los “principios de igualdad y respeto mutuo para ampliar el entendimiento mutuo y manejar sus diferencias de forma debida”.

Como es obvio, las dos partes aprovecharon la ocasión para intercambiar opiniones sobre asuntos regionales e internacionales, “incluyendo las cuestiones nuclear iraní y afgana”. Asimismo, acordaron reforzar la comunicación y coordinación y “hacer esfuerzos conjuntos en el mantenimiento de la seguridad y estabilidad a nivel regional e internacional”.

Por su parte, Angela Merkel, Michel y Von der Leyen manifestaron que China “es un importante socio estratégico respetado por la UE. Es imperativo para Europa y China reforzar la cooperación, salvaguardar juntos el multilateralismo, resistir el unilateralismo y el proteccionismo y responder de forma más efectiva a diversos desafíos mundiales, lo que favorece los intereses comunes tanto de Europa y China como de la comunidad internacional”.

Una conferencia y unos acuerdos que, con seguridad, no ha sido del agrado de Estados Unidos y del Reino Unido.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal