Aniversario del Golpe de Libertad a oscuras y sin público, mazazo de Rusia y la Operación Napoleón (II)

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 90

Guinea Ecuatorial
Abaha (26/8/2021)
No nos habíamos olvidado, ni mucho menos, de la segunda parte de artículo que publicamos el pasado día 8 de este mes. En ese texto comentamos sobre la negra jornada del 3 de agosto de 2021, a la que con miedo y no saber qué hacer se enfrentó el régimen dictatorial.

De refilón pasamos en esa primera parte sobre las manifestaciones de Rusia –revistas Actualidad Rusa y Sputnik-, la primera vez  que Moscú manifestaba públicamente sus críticas hacia el régimen de Teodoro Obiang Nguema. De hecho, como dijimos, ha sido un auténtico mazazo lo publicado en los digitales Actualidad Rusa y Sputnik.

Mazazo ruso al régimen guineano
Tras el fiasco con Rusia, Actualidad.rt y Sputnik han publicado una diatriba contra el vicepresidente Nguema Obiang, que ha sido un auténtico varapalo para el régimen guineano. Los dos medios de comunicación rusos coinciden en opinar que los cientos de millones de euros que Teodoro Nguema Obiang ha gastado en su vida de lujo le van a conducir a “perderlo todo”. O sea, el poder. Eso es a lo que le ha conducido su vida de lujo, aparte de sus escasas condiciones físicas y mentales para el liderazgo que requiere la situación actual.

Durante sus 20 años en diversos cargos gubernamentales, el hijo del presidente gastó alrededor de 500 millones de dólares”, recoge Rusia Today, que añade: “el Presidente es calificado por sus críticos como uno de los dictadores más brutales del continente africano”, afirma uno de los medios.

Las críticas a la ausencia de una política de protección social y de salud en el país brillan por su ausencia, según la misma fuente, que acusa sin ambages al vicepresidente  Teodoro Nguema Obiang de “corrupción,  malversación de fondos públicos y lavado de dinero”. Un auténtico jarro de agua fría para la figura que el actual presidente pretende dejar como heredero de su régimen.

La Justicia francesa confirmó un veredicto de culpabilidad en el caso de malversación de fondos y lavado de dinero contra Mangue Obiang, informa Actualidad.rt. No se olvidó el medio ruso de mencionar que el “Gobierno del Reino Unido decidió sancionar a Mangue por malversación de millones de dólares que se cree que se gastaron en mansiones de lujo, aviones privados y un guante de 275.000 dólares usado por el cantante estadounidense Michael Jackson. En consecuencia, Londres impuso “sanciones anticorrupción al vicepresidente de Guinea Ecuatorial y a varias personas de otros países”.  En represalia, Guinea Ecuatorial amenazó con cerrar su delegación diplomática en Londres.

En estos días hemos tenido encuentros con opositores guineanos y con “expertos” en información, con todos ellos –por separado- hemos mantenido intercambio de datos, opiniones,  información, propuestas, etc., que nos inducen a pensar que el fin del actual régimen guineano está próximo a caer. Sin embargo, hemos percibido cierto malestar en torno al papel que España juega, si es que mantiene alguna posición.

Ni un solo gesto en lo que se refiere a los Derechos Humanos y la posibilidad de que Obiang Nguema decrete una amnistía total para los presos políticos y de conciencia.

España no mueve ficha. Al menos,  eso parece. Los tímidos intentos con “su” CPDS por bandera –en las etapas de gobiernos socialistas-, se van diluyendo como un azucarillo en café caliente. Por mucho que determinados medios de comunicación digan y repitan que el CPDS es el único partido opositor a la dictadura, esa canción ya nadie la escucha.

Por otro lado, la crisis interna que padece el Partido del Progreso, aparte de causar daños irreparables a un sector de la oposición, es utilizada por el gobierno guineano para zaherir a los líderes democristianos. Sobre la Alianza Nacional de Restauración Democrática de Guinea Ecuatorial (ANRD), Unión Popular (UPGE), MAID (pugna entre dos facciones) y MLGEIIIR, comentaremos próximamente.

Otros gestos, desde la histórica ciudad de Toledo, que en su momento atrajeron la atención de un sector de los opositores guineanos afincados en España (ahí están las fotografías para atestiguarlo-, no han llegado ni tan siquiera a la fase de “fracaso”. Ahora, con las nuevas informaciones que se tienen sobre el “equilibrio indiferente” de Malabo y los vientos que llegan de París y Reino Unido, parece que los intentos por “apuntalar” a los autores y  herederos del Golpe de Libertad  podrían cobrar cierto aliento. Pero nada más volátil. Por ese lado no sopla el viento, aunque algunos se lo crean y acudan a su llamada cual corderos que van al matadero.

¿Acaso, desde esa orilla, han tenido apoyo para liberar a los presos políticos (a sus hermanos y militantes) o que a los refugiados en España les otorguen la condición de “asilo político” o les concedieran al menos la residencia? Ni una cosa ni otra. No obstante, en honor a la verdad, hay que decir que alguno si ha obtenido “consideración especial”, aunque no sabemos el motivo ni la causa, pero lo intuimos.

A la vista de los acontecimientos, Obiang (padre) ha ordenado esfuerzos para que se haga lo imposible por mejorar las relaciones con Londres. A Simeón Oyono Esono Angué le ha tocado la papeleta de tratar de resolver lo irresoluble. Reino Unido y, sobre todo, Francia, navegan por otras aguas.

Pero la “espantá” de Afganistán ha dado un vuelto a la política de alianzas con Estados Unidos y sus guerras imperiales. Los gobiernos europeos no tienen mucho tiempo, ni ganas, ni quieren poner un solo euro, en aventuras africanas ni asiáticas. Solo hay un país con capacidad, políticos, decisión y Ejército para “hacer algo” en Guinea Ecuatorial. Otros, ni saben, ni entienden ni comprenden nada. Solo aspiran a mantenerse hasta las próximas generales y todos sus esfuerzos se centran en seguir, si el tiempo lo permite, otros cuatro años en el machito.

Malabo pretende el “levantamiento” de las medidas impuestas por Londres a Teodorín (Teodoro Nguema Obiang), algo que parece improbable. ¿Cómo verían los ciudadanos británicos el levantamiento de sanciones a alguien condenado por “bienes mal adquiridos? ¿Cómo lo verían los ciudadanos europeos?

Un artículo de Anicet Simo en Sputnik fue otro puntillazo que no esperaba el régimen guineano. El texto, titulado,  ¿Lucha contra la corrupción o juegos estratégicos de intereses?, nos introduce de lleno en el quid de la cuestión que para nosotros no es más que un “juego estratégico”, peligroso, en el que los opositores guineanos van a ser utilizados al antojo de los que lideran esa partida de ajedrez. O sea, meros comparsas. Ante esto, uno de nuestros analistas recomienda “parar, templar y mandar”, que es la táctica y estrategia que empleaba el torero El Viti, Santiago Martín Sánchez, de Vitigudino (Salamanca-España), en sus lances taurinos.

El análisis de Sputnik se centra en que Londres y París han “sancionado y condenado a Teodorin Obiang, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, por actos de corrupción, enriquecimiento a costa de sus conciudadanos y en el caso de “ganancias mal habidas”.

Tras un repaso por el historial de sanciones parisinas y londinenses, que Malabo considera como “injerencias” hostiles, sin pararse a meditar que hay detrás de ello. Pero, nos da la impresión que la mayoría de los opositores, envueltos en una enorme ilusión y alegría por la actitud francesa y británica, tampoco han analizado la cuestión. Más prospectiva y menos seguidismo. Como decía un político europeo: “en amor y en política hay que hacerse desear”.

Los datos, ya conocidos, que aporta Sputnik, es que Guinea Ecuatorial ocupa el puesto 174 de 180 países en el ranking 2020 sobre corrupción elaborado por Transparencia Internacional. La presión es poca cuando se pretende algo.

La corrupción que anida en la excolonia española ocupa actualmente una cierta posición en los medios de comunicación internacionales, sobre todo europeos, algo curioso, pues desde que en 1979 (año del cruento golpe de estado que dio Teodoro Obiang Nguema), esas prácticas han sido habituales, aunque desde que comenzó la explotación del petróleo han ido creciendo a marchas forzadas. Y es que el ´caso bienes mal adquiridos´ por Teodorín ha sido la diana escogida por Francia contra el régimen guineano.

El rechazo de la justicia francesa (Tribunal de Casación) al recurso puesto por los letrados del vicepresidente  Nguema Obiang, ha supuesto un auténtico mazazo que el clan de Obiang (familiares, amigos y lobistas) no parecen haber asimilado en su correcta dimensión. Lo que haya hecho Teodorín les importa un bledo a Francia, Reino Unido, Suiza, Estados Unidos,  etc., etc., incluso a muchas ONG que se rasgan las vestiduras a la menor. Lo que les importa a las grandes potencias es el crudo, los hidrocarburos, la posición geoestratégica, en definitiva, el poder, la conquista de espacios y los recursos naturales.

¿Cuántos de esos países que ahora condena a Teodorín han pedido la liberación de los presos políticos guineanos? ¿Cuántos medios de comunicación de esos poderosos países que se hacen eco de las condenas a Teodorín han pedido la liberación de los presos políticos guineanos?

El Presidente Obiang Nguema Mbasogo recibe al líder del CPDS, Andrés Esono Ondó.

Un ejemplo muy cercano: en España, el gobierno PSOE-Unidas Podemos, todos los Grupos Parlamentarios, partidos políticos e instituciones, han recibido cartas y correos electrónicos de los familiares y militantes del MLGEIIIR (Movimiento para la Liberación de Guinea Ecuatorial III República), pidiendo la liberación de los cuatro militantes de ese movimiento secuestrados en Sudán del Sur en noviembre de 2019, por orden del dictador Obiang Nguema (padre de Teodorín). Para que no se les olvide y les remuerda la conciencia, son: Martin Obiang Ondo, Bienvenido Ndong Ondo, Julio Obama Mofuman y Feliciano EFA Mangue.

Hasta el presente nadie ha contestado a esas demandas. Nadie. T

eodorín un As en la partida de cartas por el Poder
Produce risa que ahora los abogados de Teodorín quieran recurrir a los tribunales internacionales de Derechos Humanos, cuando siempre se han burlado de ellos. Alargar la agonía del régimen dictatorial de Guinea Ecuatorial va a tener escaso éxito, pues la decisión de que Nguema Obiang no suceda a su padre ha sido ya tomada por agentes externos a Malabo. Todo está decidido, a no ser que un tsunami cambie todo, como puede ser que uno o más países no occidentales tomen cartas en el asunto –poco probable- o que  la oposición guineana se haga fuerte en los principios morales de los que habla.

La  zona del Golfo de Guinea declarada por USA como “de interés estratégico” y la calificación del país como “estado canalla”, lo que nos inclina a pensar que otras potencias no quieren que Guinea Ecuatorial se escape a sus intereses. Lamentablemente, España queda al margen, a no ser que la actual Administración USA, opte por presionar-exigir a Pedro Sánchez, que tome posiciones. A cambio, Biden puede apoyar al actual gobierno español en su crisis con Marruecos. Indicios hay para pensar así. La decisión de Argelia de romper relaciones diplomáticas con Marruecos puede ser un indicio de esa nueva política, apuntalada tras el enorme fracaso de Estados Unidos, sus aliados y la OTAN.

La irrupción del Reino Unido en este escenario de acoso a Teodorín, no es más que la apuesta británica por pisar con fuerza en esa zona de África. Mandatarios corruptos los hay a montones, pero ahora los tiros se dirigen contra los de Guinea Ecuatorial.

En esta batalla de influencias, en las que la honestidad y la moral brillan por su ausencia, Francia parece tener “todas las de ganar”. La zona está dominada por el idioma francés, la moneda FCFAS está sostenida y apoyada por Francia y el ejército galo campa a sus anchas por esos lares.

Blanco y en botella, dicen que el líquido que va dentro es leche.

En la tercera entrega de esta serie trataremos sobre la Operación Napoleón y del compromiso de los líderes políticos guineanos con su pueblo. Las elecciones están al caer.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal