La cúpula de Podemos amenazó con despedir a sus informáticos para evitar chivatazos sobre las primarias


eunión del Consejo Ciudadanos Estatal de Podemos en Madrid el 6 de mayo de 2019. Efe

España
Luca Costantini (6/1/2021)
El dirigente al mando de la propaganda, Juanma del Olmo, quiso entregar antes del verano a una firma de confianza el control de los procedimientos informáticos internos. La iniciativa fracasó por la filtración de una carta anónima que desveló ‘Vozpópuli‘.

La cúpula de Podemos planificó antes del pasado verano un despido masivo de su equipo de informáticos para evitar filtraciones o chivatazos sobre las votaciones de Vistalegre 3 y las últimas primarias. Así lo revelan fuentes internas de la formación, que destacan que ese proyecto fracasó tras la filtración de una carta interna de los propios informáticos que apuntaba a un “sistema” de pucherazo en las primarias, que también publicó en exclusiva Vozpópuli.

Podemos, juzgado por un pucherazo en las primarias para las municipales
Códigos copiados y llamadas masivas: una edil de Podemos revela el amaño de las primarias. Las fuentes del partido morado revelan que fue Juanma del Olmo, miembro de la cúpula morada y plenipotenciario de las políticas de propaganda en redes y de campaña electoral, quien propuso esa estrategia. Su intención era, según las fuentes consultadas, despedir al equipo informático del partido (entre cinco y siete trabajadores, según varias fuentes), para externalizar todo a una empresa de su confianza.

La intención de la cúpula era frenar filtraciones que, en su opinión, podían pasar por esos profesionales. La “falta de confianza” empujaba hacía una operación que también debía servir para aplicar un control sobre todo el sistema de seguridad interno. Es decir, poder a través de una empresa externa tener acceso a toda la información sensible interna del partido y de sus miembros.

Ataque preventivo
Cuando los informáticos de Podemos vieron acercarse su despido, lanzaron una carta anónima en la que avisaban de la existencia de un verdadero sistema para dirigir las votaciones internas. Según su tesis, ese procedimiento consistía en que el partido podía manipular la fase de votación, sorteando el control parcial realizado por la empresa nVotes, que sustituyó a AgoraVoting después de Vistalegre 2. Hablaron abiertamente de “sistema de fraude”.

A partir de entonces, el control externo sobre la votación saltó por los aires, y algunas personas en el partido, entre ellos los informáticos, podían prever el sentido de voto de los militantes”, explican las fuentes consultadas. Esa carta bloqueó el plan orquestado en las plantas altas de la dirección de Podemos. “Los jefes se acojonaron y ellos [los informáticos] se salvaron así”, aseguran los miembros del partido consultados.

“Eliminar votantes sin que lo sepan”
En dicha misiva interna, los informáticos del partido describieron un presunto sistema de amaño ejecutado desde las primarias gallegas de 2018 (incluyendo el referéndum sobre la compra del chalet de Iglesias y Montero). El “sistema” se fundamentaba en hacer desaparecer votos que la cúpula consideraba contrarios a sus intereses: aunque desconocieran el voto particular, sí sabían cómo se decantaban algunos territorios o dirigentes, según esa denuncia.

El truco se ejecuta antes de todo. Y no consiste solo en sumar un puñado de votos inscritos en el último día en ese territorio, ni siquiera en restar votos para una u otra razón, sino que consiste en eliminar votantes antes del proceso y sin que ellos lo sepan”, describía la misiva.

 La sentencia de Collado Villalba
Las primarias de Podemos han vuelto al centro del debate interno después de que un tribunal madrileño diera la razón a un militante que denunció un pucherazo. En la sentencia sobre el caso de las primarias de Collado Villalba, que adelantó Vozpópuli, los informáticos del partido describieron ante el juez el mismo sistema que se desveló en la misiva.

El responsable informático de Podemos, contratado como gestor del programa, afirmó que “el partido podía acceder a la votación y conocer quién había emitido el voto, y a favor de quién”. Otro testigo, el desarrollador del programa nVotes, informó que habían participado entre veinte y treinta procesos electorales de Podemos. Según dijo, su empresa podía conocer qué personas habían votado, pero no a quién habían votado. Especificó que el control de la votación lo ostentaba el partido, que podía acceder al canal de participación y tomar conocimiento de los detalles.

Las declaraciones de esos profesionales fueron claves para el juez. El Tribunal considera que Podemos vulneró el artículo 23.2 de la Constitución, “manipulando el resultado de las urnas, no solo controlando el censo y la acreditación de los votantes, sino los tiempos en los que las urnas estaban abiertas, provocando de esa manera la alteración de los resultados”. El artículo mencionado de la Ley de Leyes defiende el “derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos“.

Coletazos de la sentencia
A raíz de esa sentencia, una de las candidaturas de Vistalegre 3 prepara otra demanda para anular el resultado del congreso. Esa demanda se sumará a otra que pidió, sin lograrlo, medidas cautelares. A la vez, en la Rioja los juzgados han admitido a trámite otra denuncia sobre las primarias para la secretaria regional del año pasado, en la que, como publicó Vozpópuli, hubo votos múltiples desde el mismo ordenador y grabaciones sospechosas.

Entre los autores señalados figuran los políticos actualmente al mando del Consejo Ciudadano de Podemos en la Rioja que ahora quieren aprovechar el percance que sufrió un dirigente morado en Nochevieja para pedir su dimisión. El dirigente formó parte del equipo de una de las listas que denunció el supuesto pucherazo interno en junio. Las demás candidaturas se sumaron a la demanda.

Fuente: Vozpopuli.





Compartir:



Espacios Europeos © Copyright 2005-2019 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Política de Cookies | Aviso Legal