Presidentes de China y Brasil, Xi Jinping y Lula da Silva

Internacional
Espacios Europeos (18/4/2023)
El presidente de Brasil, Lula da Silva propone de nuevo que los países que integran el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) establezcan una moneda propia, en lugar de depender del dólar estadounidense. Esa propuesta la ha hecho el presidente brasileño en el transcurso de la reunión que mantuvo días atrás con el presidente de China, Xi Jinping, que tuvo lugar en Beijing. En esa reunión los dos mandatarios firmaron acuerdos importantes referidos a la economía y de otras materias concernientes a la seguridad.

El Presidente Lula considera que con la implantación de esa moneda, los países del BRICS tendrían más control sobre sus economías a vez que podrían evitar las fluctuaciones en los mercados financieros internacionales. Otro aspecto beneficioso de esa propuesta es ayudar a los países a reducir su dependencia de los “préstamos y los programas de ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin duda, esta propuesta de una moneda del grupo BRICS podría posicionar a los países que lo integran en una fuerte posición de “independencia financiera” y económica frente a las poderosas potencias. Y, por supuesto, podría ser una seria amenaza al dólar estadounidense.

Pero no todo son parabienes para esa propuesta –caso de llevarse a cabo-, pues la nueva moneda BRICS se enfrenta a varios posibles problemas, como puede ser la “descoordinación política” y económica entre los miembros que integran ese grupo. No menos importante es la creación de un sistema financiero y bancario sólido, fiable y sin grietas en su creación.

Otro problema, y no menor, es la respuesta que Estados Unidos pueda dar al ver peligrar su hegemonía mundial, algo que ya apunta en el horizonte.

La “desdolarización” comenzó hace años, pero ahora está cementando sus columnas.