España, 20-10-2017

EEUU al desnudo: Trump entrega la política exterior a ExxonMobil

Gonald Trump.

Internacional
Nazanin Armanian (23/12/2016)
Las petroleras de EEUU pasan de influir en la política exterior del imperio a tomar sus riendas. Donald Trump ha presentado a Rex Tillerson, el director de la petrolera ExxonMobil, la empresa más grande del mundo, como su candidato para la Secretaría de Estado. Los últimos representantes de esta industria en un gobierno de EEUU fueron George W. Bush vinculado a Enron, Condoleezza Rice de Chevron y Dick Cheney director de Halliburton. El nombramiento de Tillerson consolida el perfil agresivo y reaccionario de un gabinete de millonarios parásitos y buitres en el que estará también Steven Mnuchin, socio de Goldman Sachs en el cargo de Secretario del Tesorero, el que amasó fortunas comprando viviendas embargadas. ¡Un gobierno para servir a los “obreros olvidados de América” que prometió Trump!

El régimen de Trump se prepara para lanzarse a la batalla mundial por el control de los últimas reservas de petróleo y gas sin necesidad de inventarse cuentos de “armas de destrucción masiva” o “la lucha contra el terrorismo”, garantizando el estado de guerra constante en las regiones estratégicas del planeta.

Un cuasi-estado paralelo
ExxonMobil, al que el periodista Steve Coll define como un imperio privado que busca sus propios intereses sin lealtad alguna hacia EEUU, actúa como un poderoso estado paralelo, por ejemplo, ignoró la política de Barack Obama de respetar la integridad territorial de Irak y su soberanía formal y firmó contratos de perforación petrolera en la  región autónoma kurda a espaldas de Bagdad (¡James Jeffrey, exembajador de EEUU en Irak y Turquía entre 2008 y 2012, fue asesor de la petrolera!). Pero para la opinión pública de EEUU lo peor es que Exxon trabaja con el enemigo ruso. El futuro Secretario de Estado posee 2,5 millones de acciones de la compañía y también el propio Trump es su accionista. La pregunta de si Tillerson podrá separar los intereses privados de los del Estado carece de sentido en un sistema político donde mandan las corporaciones armamentísticas, farmacéuticas, financieras, petroleras, etc. y hacen virguerías para no pagar ni el ridículo impuesto que se les pone a los ricos. La consigna de “América primero” del demagogo Trump -quien fabrica sus productos en China, Honduras o Bangladesh y presume de no pagar impuestos-, sería sensata sólo si consideramos que América es él y los oligarcas del país.

“El dinero primero”
Los opositores a la candidatura de Rex Tillerson, en su mayoría rusófobos y pro israelíes, dudan de su lealtad a la patria por los estrechos  lazos que tiene con Vladimir Putin y haber recibido la medalla de la Orden de la Amistad rusa. Pero, “Rex” también es bien recibido en Arabia Saudí o en Nigeria, otros 50 países.

ExxonMobil que lleva trabajando en Rusia desde hace 20 años, ha creado la asociación Exxon Neftegas con la rusa Rosneft para llevar a cabo el proyecto Sakhalin de extraer gas del Ártico, y también explorar juntas las tierras de Rusia, EEUU y otros países. Tillerson que está en contra de las sanciones económicas como castigo político, tuvo que paralizar dichos proyectos, quejándose de grandes pérdidas (en dólares que no en daños irreparables en el ecosistema del Ártico). Por cierto, ¿Autorizó Washington la unión de la OPEP con Rusia?

Exxon que está presente también en Vietnam, en cuyas aguas disputadas con China, ha encontrado gas, controla el gas de Qatar -la tercera reserva mundial-, y ha sido invitado por Irán para que regrese al país donde entró tras el golpe de estado de la CIA en 1953 contra el gobierno del Doctor Mosadeq, quien nacionalizó la industria petrolífera.

El significado de su nombramiento
Supone una negación a la proclamada “política aislacionista” de la Administración Trump.

Aleja la amenaza de una guerra con Rusia, aunque la OTAN seguirá con la táctica de “Anaconda” de cercarle con bases y misiles, y la CIA continuará con la estrategia de provocar tensiones étnicas y religiosas en sus fronteras y en el interior de la Federación Rusa.

La continuidad de la política de Obama en desligar la política exterior de EEUU en Oriente Próximo de los intereses de Israel. Pues, a mayor peso de “petróleo” en la política de éste país, mayor acercamiento a los productores –Rusia, Irán y los árabes-, y por ende mayor perjuicio para Israel. ¿Volvería Netanyahu a cometer sus errores con Washington?

Mantener a Irán en el centro de las disputas internacionales. Siendo la primera reserva mundial de gas y el segundo productor de la OPEP, Irán es toda una tentación para Exxon. Desde que en 2007 Halliburton abandonó Irán por las presiones del Congreso de EEUU, las compañías europeas, chinas y rusas campan a sus anchas en el país. Está por ver si Tillerson, que ya tiene la invitación de Teherán, consiga la autorización de las cámaras legislativas y sortear la presión de los diputados proisrailíes y pro saudíes que no se conforman con menos de un “cambio de régimen” en Irán.

Desde Arabia Saudí, cuyo régimen invirtió durante décadas ingentes petrodólares en las familias Bush y Clinton, muestra su disgusto hacia Trump, al igual que no ocultaba su repulsa hacia Obama. El futuro presidente se ha quejado de que la seguridad ofrecido por EEUU a Arabia no ha sido recompensada debidamente (a pesar de haber saqueado el país y convertirlo además en su base militar y almacén de armas). Es posible que Trump reduzca el peso político de este país en su agenda, ahora que dicen gozar de la autosuficiencia energética, dejándole abandonado en la guerra contra Yemen, o en patrocinar el yihadismo sunnita. Lo más seguro es que uno de los principales desafíos de Tillerson será “gestionar” la tensa Guerra Fría entre Teherán y Riad, impidiendo (o no) un choque directo entre las dos productoras de petróleo.

Los EEUU de Trump parece querer tomar distancia de Israel y Arabia Saudí  para acercarse a Irán y Rusia, volviéndoles locos a los analistas que suprimen el concepto de “intereses de clase” de la élites mundiales, sus alianzas y sus choques, y se olvidan de fijarse en la situación de los trabajadores como el principal criterio para calificar un sistema político.

En este inquietante y oscuro escenario, que echa por tierra las opiniones que daban por cerrada la era de las guerras por el petróleo, Tillerson afirma haber promovido un mundo que fuese bueno para la producción de Oro Negro y Azul, aunque no precisa el  cómo, a precio de cuántas vidas humanas y la destrucción de cuántos Estados.  Dijo Trump “Sólo estoy interesado en Libia si cogemos su petróleo….para que China no se lo lleve”. El trampismo “sensato” se deshace aquí del falso moralismo de los neoliberales belicistas hambrientos de recursos y su defensa a los “derechos humanos” en las regiones estratégicas del planeta. ¿Dónde será la próxima petro-agresiones?

N. de la R.
Este artículo, que también pueden ver en Público, se publica con la autorización de Nazanin Armanian.


Contenido relacionado...


Compartir:


Espacios Europeos © Copyright 2005-2016 No nos copiéis, nos cuesta mucho trabajo mantener esta página.
Editor y Director: Eugenio Pordomingo Pérez. Editado en Madrid. ISSN 2444-8826