Teodoro Ongian de gira política

Guinea Ecuatorial
Abaha (2/11/2021)
Los asuntos relacionados con Guinea Ecuatorial van a velocidad de crucero. El dictador Teodoro Obiang Nguema parece que ha recobrado fuerzas, mientras su hijo Teodoro Nguema Obiang, se ve falto de ellas. Ya nadie duda que Obiang Nguema pueda ser el candidato en las próximas elecciones presidenciales. De esta forma, el dictador silencia las críticas de su entorno familiar encabezado por Armengol Ondo Nguema, que se muestran contrarios a la designación de Teodorín como sucesor de Obiang Nguema.

Una salvedad, al parecer –según se comenta en las redes sociales-, el dictador podría encontrarse es Abu Dabi donde estaría recibiendo asistencia médica debido a su precario estado de salud. Claro, que otras informaciones nos conducen a que ha podido haber un intento de toma del palacio presidencial.

Pero prosigamos con nuestro análisis.  Ante la pasividad del gobierno español –no hay que olvidar que Guinea Ecuatorial es un país independiente-, cierto sector de la oposición vuelve sus ojos hacia Francia, que se deja querer sin el más mínimo miramiento. Y es que el presidente francés,  Emmanuel Macron, pretende emular los “mejores momentos” de la política exterior francesa, sobre todo en África.

Así, hemos sabido que algún dirigente del MLGEIIIR (Movimiento para la Liberación de Guinea Ecuatorial III República) ha mantenido, o mantiene, contactos con la inteligencia francesa, sin que ello suponga que haga ascos a Estados Unidos. Esos contactos se han mantenido sin que el resto de los dirigentes de ese movimiento estén informados.

Tomar una decisión sobre a quién o quiénes nos unimos para desalojar a los Obiang del poder es harto compleja, pues existen lazos familiares, asuntillos que unos saben de otros y, en fin, que la indecisión prevalece, al menos de momento.

La oposición guineana en Europa, sobre todo en España, se ha sentido maltratada y despreciada  por los medios de comunicación y la clase política española, por la escasa atención prestada al acto de protesta que celebraron el12 de octubre de este año ante el Congreso de los Diputados en Madrid.

La jornada del 12 de octubre congregó en Madrid a casi toda la oposición guineana, al menos a sus líderes, algunos llegados de Alemania, Reino Unido y Francia. Ese día, los opositores guineanos mostraron una vez más su férrea oposición a la dictadura de Teodoro Obiang Nguema.

Ese día fue un verdadero éxito de asistencia de líderes y activistas guineanos, destacando la presencia de mujeres, pero no tuvo su correlación en los medios de comunicación, que mostraron escaso eco por esa concentración. Sin embargo, sí contribuyó a aumentar las críticas de la oposición hacia la actitud mantenida por España de tolerancia con el régimen guineano, cuando no de apoyo encubierto. Las redes sociales han sido fiel testimonio de ese malestar con España, que erróneamente generalizaron metiendo en el mismo cajón a todos los españoles. Una cosa es la posición mantenida por el/los gobiernos españoles, y otra la de los ciudadanos.

En consecuencia, los contactos con el Eliseo se han incrementado desde que la oposición guineana ha constatado el escaso interés que le presta el gobierno español y la ausencia de sus actividades en los medios de comunicación.

Mientras el partido en el poder se prepara para designar a Teodoro Obiang Nguema Mbasogo como candidato a las elecciones presidenciales de 2023 (a menos que su hijo Teodorin consiga invertir la tendencia), los opositores en el exilio intensifican la presión diplomática en países europeos. El digital Jeune Afrique comenta algunos detalles de esa estrategia. Por ejemplo, que en el pasado mes de octubre, el opositor Salomón Abeso Ndong  y algunos de sus colaboradores, entre ellos Filiberto Ntuhuhu Mabale, están trabajando en París para convencer a sus interlocutores de que suban el tono de su crítica contra el presidente ecuatoguineano.

El presidente de la Coalición de Oposición para la Restauración de un Estado Democrático (CORED) se reunió en dos ocasiones, una de ellas el 13 de octubre, con Christophe Bigot, director para África del Ministerio de Asuntos Exteriores francés. La posibilidad de que CORED participase en unas elecciones en Guinea Ecuatorial fu un tema que trataron en esas conversaciones, pero Abeso Ndong dejó clara la postura de su formación política, que no es otra más que ellos no se presentarían a las elecciones si Teodoro Obiang Nguema o su hijo Teodoro Nguema Obiang iban a ser el cartel electoral del PDGE.

Ya hemos comentado que el dictador lleva preparando desde hace tiempo unas posibles y probables elecciones anticipadas, pero lo que no ha decidido todavía –al menos no lo ha hecho público- es quién será el candidato. Si su salud se lo permite, y no hay otro tipo de alteración, no hay duda que Obiang liderará la lista electoral de su partido político, el PDGE.

¿Qué hará Teodorín? Pues, carente de iniciativa, depende de lo que designe su padre, aunque no hay que obviar el papelón de su madre, Constancia Mangue Nsue, obsesionada con que su hijo llegue a ser el presidente del país para ella ser la verdadera gobernante.

En este galimatías de intereses y enfrentamientos familiares, no hay que descartar a Gabriel Mbaga Obiang Lima o algún otro familiar cercano a Obiang Nguema con el que su hermano Armengol Ondo Nguema estaría de acuerdo.

De izquierda a derecha, María Luisa Mangue, Teodoro Obiang Nguema, Agustina Nchama y Armengol Ondo

Según Jeune Afrique, la postura de CORED es clara, si los Obiang, padre e hijo, no se retiran de la contienda electoral, el escenario que se ofrece es que la oposición “no excluye el uso de la fuerza para derrocar a la dinastía en el poder”.

Parece ser que el dictador ha recibido sugerencias de las embajadas de USA, Francia y España, para que ninguno de los Obiang figure en las listas electorales, pero la negativa del dictador ha sido tajante.

Crisis energética y enfrentamientos geoestratégicos
Fruto de la conversación telefónica que mantuvieron Xi Jinping, presidente de China, y Teodoro Obiang Nguema, es que una delegación guineana asistirá a la próxima cumbre China-África que se celebrará en Senegal. La invitación oficial la hizo la embajadora de China en Malabo, Qi Mei, al vicepresidente Nguema Obiang.

El objetivo de esa cumbre es lograr un desarrollo sostenible en África, en palabras del presidente chino, aunque a nadie se le escapa que otro objetivo es aumentar la presencia china en la economía africana, explotando sus recursos y fomentando la implantación del país asiático en ese continente. No queda fuera de esa estrategia, la explotación del gas y petróleo, sobre todo ahora en esta etapa de restricciones y escasez.

China siempre ha apoyado la salvaguardia de los soberanía nacional de Guinea ecuatorial”, le dijo  Xi Jinping a Obiang Nguema en el transcurso del diálogo telefónico mantenido,  lo que de alguna forma puede ser un mensaje hacia presuntas veleidades de algún país occidental.